Ir al contenido principal

Un beso bajo la valla

Una valla invisible se extiende a lo largo de una de las diag onales del escenario. El foro es un espejo gigantesco. En él podemos ver la espalda de Ana y el cuerpo de Zak, reflejados, mientras que fuera del espejo vemos lo contrario y complementario a esta imagen. Ambos se agarran a la valla. Están intentando escal arla, pero no pueden agarrarse a ella. 

Zak. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Ana! ¡Ayúdame!

Pausa. Sólo se oyen quejidos impotentes de los escaladores. 

Ana. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Zak! ¡Súbeme!
Zak. – ¡No puedo! ¡No puedo!
Ana. – ¡Súbeme!
Zak. – Que no puedo, Ana.
Eco. – Ana, Ana, Ana, Ana, ...

Pausa. Ana mira al suelo. Coge una flor tan real como la valla que son incapaces de escalar. Se va corriendo del escenario. El suelo retumba. Viene un vendaval. 

Zak. – ¿Ana?

El viento es cada vez más fuerte. 


Zak. – ¡Ana!

El viento le hace cruzar la valla hacia donde estaba Ana. Se queda tendido en el suelo.
Pausa. Ana llega llorando hasta el sitio donde estaba Zak. Se sienta enfrente de él, dando la espalda al público, sin percatarse aún de que Zak está ahí.

Ana. – Te dije que no me gritaras ... No me gusta cuando retumba tu voz, Zak. No me gusta ... (Grita.) 
¡No me gusta cuando tu voz retumba en el viento! ¡No me gusta, Zak!
Eco. – Zak, Zak, Zak, Zak, ...

Zak se despierta, como a quien le falta el aire. 

Zak. – ¡Ana!

Ana intenta escalar precipitadamente la valla. Ambos se agarran a ella, pero no pueden. 

Ana. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Zak! ¡Ayúdame!

Pausa. Sólo se oyen quejidos impotentes de los escaladores.

Zak. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Ana! ¡Súbeme!
Ana. – ¡No puedo! ¡No puedo!
Zak. – ¡Súbeme!
Ana. – Que no puedo, Zak
Eco. – Zak, Zak, Zak, Zak, ...

Pausa. Zak mira al suelo. Hace un montón de arena tan real como como la valla que son incapaces de escalar. Se va afligido del escenario. El suelo retumba. Viene un vendaval. 

Ana. – ¿Zak?

El viento es cada vez más fuerte. 

Ana. – ¡Zak!

El viento le hace cruzar la valla hacia donde estaba Zak. Se queda tendida en el suelo. Pausa. Zak llega afligido hasta el sitio donde estaba Ana, en el que estuvo él una vez. Se sienta enfrente de ella, dando la espalda al público. Mira a Ana. 

Zak. – Ana ... (No contesta, pero él sigue hablando.) Ana, esto no puede seguir así . ¿Tan difícil es darse un beso bajo la valla?
Ana. – (Se levanta y se sienta frente a él súbitamente.) El plan era que si subíamos la valla hasta arriba del todo saldríamos por abajo y podríamos besarnos. Igual que nos pasa cuando vamos al norte, que atravesamos la valla; y al oeste, que aparecemos por el este.
Zak. – Pero el viento sólo nos lleva en esa dirección, no nos eleva.
Ana. – (Triste.) Ya ... Pausa.
Zak. – ¡Ey, tengo una idea!
Ana. – ¿De verdad?
Zak. – No, realmente es de mentira, pero seguro que nos vale igual.
Ana. – Sí, cualquier idea en este momento es buena ...
Zak. – (Confidente.) ¿Y si nos agachamos mucho, mucho, mucho y nos besamos? Seguro que si nos agachamos mucho, no hay valla.
Ana. – ¡Es verdad! Hemos probado a escalar, pero no a descender ... ¡Vale!

Lo hacen ilusionados. Se besan. Parece que no sienten nada.

Zak. – ¡Mierda! ¿Aquí también hay valla?... Esto es imposible. Yo me voy .
Ana. – ¡Zak! ¿Adónde vas?
 Zak. – Me voy, estoy harto de esto. (Se va por un lado.)
Ana. – ¡Será posible! ¿Y con quién me beso yo ahora? (Mientras habla, Zak aparece por su lado de la valla.) ¿Va a significar esto que no voy a poder salir nunca de este sitio? ¿Voy a estar condenada a no pasar al otro lado de la valla?... ¡Zak!

Pausa. Zak llega.

Zak. – Hola.
Ana. – Hola, ¿quién eres?
Zak. – ¿Qué más te da?
Ana. – Joder, qué borde eres, ¿no? 
Zak . – ¿Y tú?, que me preguntas que quién soy antes que preguntarme de dónde vengo...
Ana. – ¿Qué tal?
Zak. – ¿Qué?
Ana. – ¿Que qué tal estás?
Zak. – ¡Y a ti qué te importa!
Ana. – ¡Sólo intentaba ser amable!
Zak. – ¡Y yo, no gritarte!
Eco. – Importa ... Amable ... Importa ... Amable ...

Pausa. El suelo retumba. Viene un vendaval. El viento les hace cruzar la valla haciéndoles rodar por el suelo. Se quedan sobre la diagonal del escenario, tumbados a lo largo de esta, cabeza con cabeza. Se levantan súbitamente, dánd ose la espalda. Ambos reciben un beso y se asustan. 

Ambos . – ¡Ah!
Zak. – (A la vez.) ¿ Ana?
Ana. – (A la vez.) ¿Zak?

Ambos se escuchan mutuamente desde detrás. Se dan la vuelta y se ven . 

Ana. – (A la vez.) ¡Zak!
Zak. – (A la vez.) ¡Ana!

Se abrazan y se besan de nuevo. Esta vez, aunque de forma igua l de real, tangiblemente. El beso es corto. Más largo el abrazo siguien te. No se sueltan. 

Zak. – Los besos saben mejor sin una valla de por medio, ¿no crees?
Ana. – Sí ... Especialmente debajo de ella.

Se separan. Ambos se colocan al lado de la valla desde el cual se les ve de frente. Se colocan rectos frente a algo. 

Zak. – ¡Mira! ¡Una flor de algodón! Como las que cogías ...
Ana. – ¡Y arena!

Rompen la formación. Recorren el escenario entero tirándose arena y flores de algodón. Zak recibe una flor en la boca. Ana recibe arena en las mano s y las frota entre sí con arena entre los dedos. Ríen como niños. Ambos andan despacio hast a colocarse rectos frente a algo. Siguen riendo. Ambos agarran algo encima de el los y se quedan suspendidos en el aire. Empiezan a escalar. Se quedan escalando y suben hasta que llegan a lo más alto: ambos de pie frente a la valla. 

Zak. – Ana, creo que la valla termina aquí. Me estoy empezando a resbalar y no puedo agarrarla.
Ana. – ¡Con razón no podíamos subir más!

Ambos se descuelgan de la valla y se van por el foro mientras cae el 

TELÓN
https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/04/28/19/16/cotton-744198_960_720.jpg
Fotografía de dife88 en Pixabay

Comentarios

Popular Posts

La Brújula del Viajero

Creí haber perdido
tu sonrisa en el camino.
La tuve que buscar
sumido en mi pesar.
Ese fue mi destino.

Al principio no sabía
que sin ella seguía
empecé a preguntarme
y más tarde asustarme
¡¿Su fin llegaría?!

Era, solo una sonrisa
una simple premisa
de antes del viaje
más brújula en el paraje
y su expresión, misa.

Me veía perdido
sin ojos y sin oidos:
colega de "Soledad"
hijo de "Temeridad"
pasto del "Frío".

Esto se hacía largo
y mero, sin embargo
repase la situación
y obtuve la razón
me di cuenta de algo...

Me la había dejado
en mi mesa, al lado
de muchos papeles
y decían "No te la lleves
la perderás, y en vano"

Así que, decidí seguir
sin la sonrisa partir,
siguiendo mi camino,
disfrutando el camino
con ganas de vivir.

Llegué a la altitud.
Me faltaba aptitud
"Necesito ayuda.
Algo que acuda.
Un rayo de luz".

Perseveré y llegué
en la roca me senté...
"No siento nada.
¿Cada pie y pisada
para qué las tomé?"

Nada me llenaba.
Algo …

El Loco y el Banquero

Es muy interesante
ver como tienes delante
cosas buenas y malas.
¿Qué mejor imaginabas,
reanimar o matarte?

Pongamos una historia:
Cojamos la memoria
de un corrupto banquero
rico y no falto de dinero
rebosante de euforia.

Este falso banquero
repito con mucho dinero
roba a todos su clientes
chantajeando sus mentes
sin crear mal aguëro.

Entonces un día
(quién lo imaginaría)
un "loco" lo asalta y ata,
lo apuñala y lo mata.
Bonita historia yo diría.

Vuelvo a preguntar:
¿Qué me ibas a contestar
si no hubieras leido esto?
Leyendo este sabio texto,
¿a qué personaje culpar?

Era de imaginar
¿Es difícil contestar?
Unos dirán el banquero
otros el loco, sin dinero
Pero vamos a analizar...

Saliendo del tema
y llegando al poema
¿Quién tendría la maldad
y quién la bondad?
Es un profundo dilema.

Ahora a la vida real
¿No crees según la sociedad,
lo que nos enseñan y amamos
nunca nadie tengamos
la misma realidad?

¿Es decir: todo está mal o bien?
¿Todo lo que vemos bien está bien?
¿Todo lo que…

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños
un lugar en el que ver
la verdad de que el mar es
un reflejo del cielo.

Una sombra caida
de un amanecer desolado
que despertando a tu lado
parece dar vida.

Eres tu la razón
de todo mi mundo
de que todo junto
me llegue al corazón.

No es deseo mi intención
simplemente es esa mirada
sincerca, sencilla y clara
la que me llega al corazón.

Es solo una simple fase:
puede un dia acabar
y otra puede empezar
mas no morir sin que pase.

La vida hace cicatrices
mas ellas pueden tener
lo esencial  para aprender
a saber lo que dices.

La clave es disfrutar
hacerse sabio, divertirse
tontear, de gala vestirse
como si fuera el final

Pues después no hay más
es realmente en la vida
la que elige tu ida
y lo que te va a quedar

Tu puedes hacer de la hiel
un brebaje mortal,
una cura vital...
o hacerla dulce miel.

Eres tu, la vida
la que da fuerzas para caer
y das premio a la merced
que levantarse consiga.

Tercer Tributo...Tributo a LA VIDA