Ir al contenido principal

Un beso bajo la valla

Una valla invisible se extiende a lo largo de una de las diag onales del escenario. El foro es un espejo gigantesco. En él podemos ver la espalda de Ana y el cuerpo de Zak, reflejados, mientras que fuera del espejo vemos lo contrario y complementario a esta imagen. Ambos se agarran a la valla. Están intentando escal arla, pero no pueden agarrarse a ella. 

Zak. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Ana! ¡Ayúdame!

Pausa. Sólo se oyen quejidos impotentes de los escaladores. 

Ana. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Zak! ¡Súbeme!
Zak. – ¡No puedo! ¡No puedo!
Ana. – ¡Súbeme!
Zak. – Que no puedo, Ana.
Eco. – Ana, Ana, Ana, Ana, ...

Pausa. Ana mira al suelo. Coge una flor tan real como la valla que son incapaces de escalar. Se va corriendo del escenario. El suelo retumba. Viene un vendaval. 

Zak. – ¿Ana?

El viento es cada vez más fuerte. 


Zak. – ¡Ana!

El viento le hace cruzar la valla hacia donde estaba Ana. Se queda tendido en el suelo.
Pausa. Ana llega llorando hasta el sitio donde estaba Zak. Se sienta enfrente de él, dando la espalda al público, sin percatarse aún de que Zak está ahí.

Ana. – Te dije que no me gritaras ... No me gusta cuando retumba tu voz, Zak. No me gusta ... (Grita.) 
¡No me gusta cuando tu voz retumba en el viento! ¡No me gusta, Zak!
Eco. – Zak, Zak, Zak, Zak, ...

Zak se despierta, como a quien le falta el aire. 

Zak. – ¡Ana!

Ana intenta escalar precipitadamente la valla. Ambos se agarran a ella, pero no pueden. 

Ana. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Zak! ¡Ayúdame!

Pausa. Sólo se oyen quejidos impotentes de los escaladores.

Zak. – ¡La valla se me escurre entre los dedos, y mis pies se resbalan, Ana! ¡Súbeme!
Ana. – ¡No puedo! ¡No puedo!
Zak. – ¡Súbeme!
Ana. – Que no puedo, Zak
Eco. – Zak, Zak, Zak, Zak, ...

Pausa. Zak mira al suelo. Hace un montón de arena tan real como como la valla que son incapaces de escalar. Se va afligido del escenario. El suelo retumba. Viene un vendaval. 

Ana. – ¿Zak?

El viento es cada vez más fuerte. 

Ana. – ¡Zak!

El viento le hace cruzar la valla hacia donde estaba Zak. Se queda tendida en el suelo. Pausa. Zak llega afligido hasta el sitio donde estaba Ana, en el que estuvo él una vez. Se sienta enfrente de ella, dando la espalda al público. Mira a Ana. 

Zak. – Ana ... (No contesta, pero él sigue hablando.) Ana, esto no puede seguir así . ¿Tan difícil es darse un beso bajo la valla?
Ana. – (Se levanta y se sienta frente a él súbitamente.) El plan era que si subíamos la valla hasta arriba del todo saldríamos por abajo y podríamos besarnos. Igual que nos pasa cuando vamos al norte, que atravesamos la valla; y al oeste, que aparecemos por el este.
Zak. – Pero el viento sólo nos lleva en esa dirección, no nos eleva.
Ana. – (Triste.) Ya ... Pausa.
Zak. – ¡Ey, tengo una idea!
Ana. – ¿De verdad?
Zak. – No, realmente es de mentira, pero seguro que nos vale igual.
Ana. – Sí, cualquier idea en este momento es buena ...
Zak. – (Confidente.) ¿Y si nos agachamos mucho, mucho, mucho y nos besamos? Seguro que si nos agachamos mucho, no hay valla.
Ana. – ¡Es verdad! Hemos probado a escalar, pero no a descender ... ¡Vale!

Lo hacen ilusionados. Se besan. Parece que no sienten nada.

Zak. – ¡Mierda! ¿Aquí también hay valla?... Esto es imposible. Yo me voy .
Ana. – ¡Zak! ¿Adónde vas?
 Zak. – Me voy, estoy harto de esto. (Se va por un lado.)
Ana. – ¡Será posible! ¿Y con quién me beso yo ahora? (Mientras habla, Zak aparece por su lado de la valla.) ¿Va a significar esto que no voy a poder salir nunca de este sitio? ¿Voy a estar condenada a no pasar al otro lado de la valla?... ¡Zak!

Pausa. Zak llega.

Zak. – Hola.
Ana. – Hola, ¿quién eres?
Zak. – ¿Qué más te da?
Ana. – Joder, qué borde eres, ¿no? 
Zak . – ¿Y tú?, que me preguntas que quién soy antes que preguntarme de dónde vengo...
Ana. – ¿Qué tal?
Zak. – ¿Qué?
Ana. – ¿Que qué tal estás?
Zak. – ¡Y a ti qué te importa!
Ana. – ¡Sólo intentaba ser amable!
Zak. – ¡Y yo, no gritarte!
Eco. – Importa ... Amable ... Importa ... Amable ...

Pausa. El suelo retumba. Viene un vendaval. El viento les hace cruzar la valla haciéndoles rodar por el suelo. Se quedan sobre la diagonal del escenario, tumbados a lo largo de esta, cabeza con cabeza. Se levantan súbitamente, dánd ose la espalda. Ambos reciben un beso y se asustan. 

Ambos . – ¡Ah!
Zak. – (A la vez.) ¿ Ana?
Ana. – (A la vez.) ¿Zak?

Ambos se escuchan mutuamente desde detrás. Se dan la vuelta y se ven . 

Ana. – (A la vez.) ¡Zak!
Zak. – (A la vez.) ¡Ana!

Se abrazan y se besan de nuevo. Esta vez, aunque de forma igua l de real, tangiblemente. El beso es corto. Más largo el abrazo siguien te. No se sueltan. 

Zak. – Los besos saben mejor sin una valla de por medio, ¿no crees?
Ana. – Sí ... Especialmente debajo de ella.

Se separan. Ambos se colocan al lado de la valla desde el cual se les ve de frente. Se colocan rectos frente a algo. 

Zak. – ¡Mira! ¡Una flor de algodón! Como las que cogías ...
Ana. – ¡Y arena!

Rompen la formación. Recorren el escenario entero tirándose arena y flores de algodón. Zak recibe una flor en la boca. Ana recibe arena en las mano s y las frota entre sí con arena entre los dedos. Ríen como niños. Ambos andan despacio hast a colocarse rectos frente a algo. Siguen riendo. Ambos agarran algo encima de el los y se quedan suspendidos en el aire. Empiezan a escalar. Se quedan escalando y suben hasta que llegan a lo más alto: ambos de pie frente a la valla. 

Zak. – Ana, creo que la valla termina aquí. Me estoy empezando a resbalar y no puedo agarrarla.
Ana. – ¡Con razón no podíamos subir más!

Ambos se descuelgan de la valla y se van por el foro mientras cae el 

TELÓN
https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/04/28/19/16/cotton-744198_960_720.jpg
Fotografía de dife88 en Pixabay

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …