Para mama

Hoy escribo amor con tinta de calma.
Hoy escribo amor de morada blanca
y paredes pintadas de salmón
que empapelamos los dos
en esta casa

Hoy, hace un sol entero
no veías ni papel ni salmón
ni estas paredes blancas.

Hoy, de veras, hoy
las cosas en casa, casan.

Como estos muebles, casan.
Como tus pies, que andan
ahora sobre tallada esperanza.
Sobre el parqué. Sobre calma.

Y de calma rellené mi tinta
y pinta fina, y diva marcha
sobre estas letras que no entiendes
 porque prefieres escucharlas,
¡y será hoy saciado tu anhelo
de tener un poema!
¡Demos fin a tu templanza!

Ahora, aquí, empieza el poema
de amor (de amor y calma)
y calma voz ha de tener
esta noche de bonanza,
calma, dicha, vida y alma.

A ti, barco cansado
de atracar en los años
que como viento de tormenta pasan.

A ti, voz de histrión,
voz belleza, voz que canta,
voz de rito, voz que baila,
voz de madre, voz de alma.

A ti, corazón herido
por balas hermanas del destino,
 por hermanos de tino y bala.
Decido por balas hermanarte
una familia a tu mirada.

A ti, voz de almohada,
voz conclusa, voz que calla
canalladas, voz que habla
con firmeza las pisadas
que declaran que amas,
que cuidas, que llamas
al afecto entre tus canas
blancas, suaves y arrugadas
como tus manos.

Manos despiadadas
que tu corazón venden
cada vez que amas.

Descansa ahora tus manos, mama,
que aunque no pase por casa,
esta de pared empapelada,
te llevo, sin pensarlo
en mi voz que canta,
en mi cuerpo que baila.
En mi voz belleza,
voz que nació de tus entrañas.

Voz de hijo, voz de alma
pero siempre menos alma
que la voz de madre a la que canta.

Cumple años, cumple calmas,
cumple vidas: las que salvas,
 cumple cantos, cumple danzas,
cumple llantos que no amargan.

Cumple años. Cumple, mama
y cúmplelos feliz
que la vida te llama,
y aunque no esté en casa
esta voz mía
que recita
necesita
tener tenerte, mama.

Te llaman mis ojos, no mi voz
cuando quiero que veas, rimadas,
mis historias agriamargas
de las que encuentras la dulzura
y lloras al destaparla.

Cumple cantos, cumple calma,
cumple pasos, cumple danzas.
Cumple feliz los años
y no dejes de cumplirlos, mama.

Madre E Hijo, Bebé, Sonrisas, Sonrisa, Niños, Cabrito
Fotografía de LisaLiza en Pixabay

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo