Ir al contenido principal

Selección Natural

A veces me siento un error
un descuido en la selección natural
claramente creado para morir.
Defectuoso.
Hecho de emociones que me matarían
si saliese a la selva de asfalto.
Pero me mantengo vivo
por una especie de eugenesia social
que tiene origen en la civilización.
Sí mi tristeza perdurase así
y viviese en el monte
estaría muerto.
Muerto.

Pero la selección natural tiene la culpa.
Yo soy el alelo recesivo del fenotipo.
Si hago algo importante morirá
porque le dará valor
aunque insista.
Si estoy entre gente
como mucho seré el
que hace gracia, el
que tiene pasión
pero al que es mejor ignorar.

Me aliviaría saber que esa ignorancia
es consciente.
Pero ni eso.
Ni siquiera soy un estímulo importante
en sus cerebros.
Pero todo esto tendría un pase
si simplemente me sudase la polla.
Así, simplemente, podría considerarme un
revolucionario incomprendido.

Pero no.
Nada de eso.

Soy débil.

Porque incluso cuando la naturaleza
la sociedad
me da una mano
si alguien decide finalmente apreciarme
soy incapaz de sostenerlo.
El alivio
y la situación misma de recibir un cumplido
se me escurre entre los dedos.

Por esto. No por ser diferente.
Por esto.
La selección natural no hizo bien su trabajo
y mi supervivencia se basa
en escudriñar en la rebosante pasión que tengo
−que sé que tengo− escondida en alguna parte.

Pero me canso de estar solo.
De estar triste.
De mí mismo.

Imagen de BarnImages en Pixabay
 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…