Ir al contenido principal

El políglota

VÍM.— ¿Me quieres?
ZAPOMENOUT.— ¿Para qué? (Pausa.) No.
VÍM.— Es que sino me voy a morir
ZAPOMENOUT.— No se puede morir de soledad.
VÍM.— Sí se puede. Yo me he muerto muchas veces.
ZAPOMENOUT.— (Sarcástico.) Entonces, ¿qué haces aquí?
VÍM.— Zapomněl jsem.
ZAPOMENOUT.— No deberías olvidar esas cosas.
VÍM.— Vím.
ZAPOMENOUT.— Sé que lo sabes, pero te da igual.
VÍM.— (Francés.) Non! Ça ne m'est égal pas.
ZAPOMENOUT.— ¿Que no te da igual? Entonces ¿por qué vienes aquí y me pides quererte en vez de buscar porque quieres que te quiera?.
VÍM.— (Turco.) BiliMIyorum
ZAPOMENOUT.— Sí lo sabes.
VÍM.— (Checo.) Ne! (Alemán.) Nein! (Inglés.) No! (Polaco.) Nie! (Turco.) Hayır! ¡NUNCA!

Se oye el eco. 

VÍM.— Nevím... Nerozumím... Nic...
ZAPOMENOUT.— Normal que no entiendas nada. Y siquiera eres coherente en tu forma de hablar por fuera. ¿Cómo vas a serlo por dentro? Así no hay quien se organice el alma. Deberías de tener un calendario en el que cada... yo qué sé, cada domingo a las 17 de la mañana dijeras "hoy toca ordenarse".

Pausa. VÍM se queda pensando. Finalmente.

VÍM.— Zapomenout...
ZAPOMENOUT.— Dime, Vím. ¿Qué quieres?
VÍM.— Sigo queriendo que me quieras.
ZAPOMENOUT.— ¿Ves? Empiezas a entender lo de "ordenarse". (Pausa. Ligeramente larga.) Una pregunta, Vím. ¿Por qué hablas tantos idiomas?
VÍM.— Je pense que es para encontrar un lenguaje que me llene a little... Pero cada me pierdo plus. And cada vez que pienso que rozumím menos a la gente. Each one de ellos tiene su proper lenguaje. Ni siquiera vale hablar otros idiomas. Je pense que, con el tiempo, dejar de hablar. Biliyorum
ZAPOMENOUT.— Y si tienes algo que decir, ¿cómo lo dirás?
VÍM.— Nevím.

Pausa larga. De repente.

VÍM.— Chcę gotować.
ZAPOMENOUT.— ¿Cocinar? ¿Por qué?
VÍM.— Quiero hacer something que cuando la mange me haga sentir alive.
ZAPOMENOUT.— ¿No te sientes vivo?
VÍM.— Ya te lo dije. He muerto muchas veces. Si he venido aquí es porque ahora estoy muerto.
ZAPOMENOUT.— De soledad, dices.
VÍM.— (Polaco.) Tak
ZAPOMENOUT.— Pero yo no puedo quererte, Vím. Sabes que yo sólo olvido. De ahí mi nombre.
VÍM.— Vím.
ZAPOMENOUT.— Ya sé que lo sabes. Pero con saber no vas a ninguna parte, Vím.
VÍM.— Vím... ¿And qué musím yo que hacer?
ZAPOMENOUT.— Olvidar.
VÍM.— Že?
ZAPOMENOUT.— Sí, en serio. Olvidarte por un rato de lo que sabes.
VÍM.— ¿Zapomenout a voluntad? ¿Para qué quiero olvidar a voluntad? What's the point?
ZAPOMENOUT.— ¡Ay! ¡Cállate! Me pones nervioso con tanto idioma, Vím.
VÍM.— (Wondering.) Vím...
ZAPOMENOUT.— ¡Y dale!
VÍM.— No. Me refería a mi nombre. Tú are en lo cierto. No me gusta.
ZAPOMENOUT.— Deberías aprender a olvidar. Yo olvido todo a largo plazo y está muy guay.
VÍM.— ¿Es sano?
ZAPOMENOUT.— No creo. Tampoco creo que vayamos a ninguna parte preguntándonos eso.
VÍM.— Ya. Ya vím... ¿Y cómo se olvida, Zapomenout?
ZAPOMENOUT.— Nevím. Supongo que recordando, pero al revés.
VÍM.— Eso no me dice nada.
ZAPOMENOUT.— ¡Exacto! ¡Ahí está la clave!
VÍM.— What?
ZAPOMENOUT.— ¡Sí! ¡En callarte! ¿Por qué no pruebas el lenguaje del silencio?
VÍM.— Are you kidding? 
ZAPOMENOUT.— ¡Que no! ¡En serio!
VÍM.— ARE YOU KIDDING?!
ZAPOMENOUT.— ¿Por qué iba a estar de coña?
VÍM.— Te estoy fockin' diciendo že estoy aprendiendo a hablar varios idiomas for poder comunicarme mejor, ¿y quieres que no hable?
ZAPOMENOUT.— No es eso, verás...
VÍM.— ¡Que te jodan, hostia! Es que no puede ser. Ni muriendo de soledad y mendigando al olvido esperanza soy capaz de hacerme entender. No quiero olvidar. ¡Me oyes! ¡NO QUIERO OLVIDAR! ¡Quiero seguir con vida!
ZAPOMENOUT.— Te entiendo.
VÍM.— No. ¡No entiendes una puta mierda! No me escuchas. Te hable en el idioma en que te hable.
ZAPOMENOUT.— Sí te entiendo.
VÍM.— ¡Ah, sí! ¡Y, por qué! Antes no me entendías y ahora sí. ¿Qué ha cambiado?
ZAPOMENOUT.— Antes te entendía, pero ahora más...
VÍM.—  (Cortándole, pero él sigue) ¡Y una mierda!
ZAPOMENOUT.— ...ahora sólo hablas un idioma.

Pausa repentina. Incomodísima. 

VÍM.— ¿Español, dices? Entonces tengo que hablar así.
ZAPOMENOUT.— No, Vím, no. No estás hablando español. Estás hablando como tú mismo.
VÍM.— (Pausa corta. Triste.) ... Se me había olvidado ese idioma.
ZAPOMENOUT.— Lo sé, Vím. Lo sé.


 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

He sentido

Te miro porque siento alivio al mirarte. Siento que ya no respiras arena. He sentido tus músculos desmenuzarse sobre mi pecho y pararse el motor de tu cabeza.
He sentido tu angustia, tus relámpagos repentinos, tus mansedumbres forzadas, tus vomitares de alma; he visto la calma, la osadía, el hartazgo y la apatía; lo he visto todo en tu debilidad más profunda en tu vulnerabilidad más líquida.
Querer es dar cuenta que la respiración de otro te recuerda a la tuya. Y viceversa. Lo he sentido porque te he querido.


de ©Shathu Entayla