La vida es follar

A veces, sino follo, no le encuentro sentido a la vida.
No porque no se pueda vivir sin follar.
No.
Es por lo que pasa cuando empieza el sexo.
O sea

el sexo
es algo que dura muchos días
o, al menos, varias horas
o, al menos, muchos minutos;

el sexo es algo que tiene muchas fases
todas tratan sobre desnudar.
Shrek dice que las personas somos cebollas y tenemos capas.
Pues eso. Quitarlas.

Primero se quita la de los ojos.
Luego la de los hombros.
Luego la del pecho.
Luego se quita la segunda capa de los ojos.
A veces, se quita otra que hubiera en el pecho.
Luego hay una muy gruesa, que es la de la piel.
(sabes la quitas cuando cae la tercera capa de los ojos)
Luego la del silencio (la de poder callarse).
En este punto, la del tiempo se ha caído.
La del tiempo es la más gruesa. Pero es que esa se cae sola
(como la tercera capa de los ojos).
Luego cae la de la intimidad. Y la de la ropa.
Y al final, ¡a follar!
O sea

el sexo es...
Me siento...
Con él me siento desnudo, ¿sabes?

Por eso, a veces, si no follo
es que simplemente no le encuentro sentido a la vida
porque se ha quedado escondido entre tantas capas.

Imagen de ivanovgood en PIxabay

©Shathu Entayla



Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta