Ojos estrellados


Había una vez un viajero que siempre iba en un barco velero al mar. Todas las noches pasaba una estrella. El viajero miraba al cielo para ver si la encontraba. La estrella sonreía lanzando al cielo un pequeño cometa que se deshacía y el Velero miraba atónito la Vía Láctea derramarse en sus pupilas. Así es como la estrella le hablaba al viajero.
Por la mañana el Velero pescaba bonitos y marisco para venderlo en los bares y mesones de la aldea en la que vivía. Él no echaba de menos a la estrella con vehemencia, pero su brillor siempre se veía en el fondo de sus ojos.
Sin embargo, un día, de repente, la estrella dejó de aparecer en el cielo, y el viajero dejó de verla todas las noches. Ni si quiera volvieron a caer cometas.
Desde entonces los días se hicieron largos.
Y las noches eternas.
Entonces una noche sin estrellas la luna se asomó por un claro en las nubes.
-        ¡Qué bonita! Brilla como una estrella –dijo él.
Cerca de la luna cayó un cometa.
-        No soy más que un lunático mirando una estrella –dijo mientras sonreía.
De los ojos de la luna cayó una lágrima en los del viajero. La gota acabó en el mar, perdiéndose en el reflejo que, como un cuadro, tenía pintados los dos astros más brillantes del mundo: la luna llena y unos ojos que la abrazaban.



Por la mañana, el Velero se levantó mirando al cielo despejado, como pidiéndole al sol que se hiciera de noche pero sin prisa. De pronto, apareció la luna borrosamente en el albor del cielo. Un pescador preguntó al Velero:
-        ¿Cómo es posible que la luna brille de día?
Y el Velero, mientras veía cómo la luna le guiñaba una nube, le contestó:
-        Porque lo único que necesita para brillar, es querer brillar. Los cuerpos celestes siempre están ahí, aunque no los veamos. Y cuando un astro quiere aparecer, puede brillar tanto en la luz como en la oscuridad.
A partir de ese día, la luna y el viajero se dieron cuenta de que no hacía falta que se vieran todas las noches. A veces la luna era creciente o menguante. A veces se veían de día. Otras veces por la tarde. O, simplemente, no se veían. Pero sabían que siempre podían contar el uno con el otro. Que siempre podían brillarse. La luna a él con su cuerpo celeste y él a ella con el brillor del fondo de sus ojos.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo