Ir al contenido principal

La curva de Hal Kirtzen



Iba de camino al trabajo. Hoy me tocaba entrevistar a un reconocido empresario sobre su vida, para un reportaje sobre inteligencia emocional. Este hombre era Hal Kirtzen, conocido popularmente por ser un hombre muy frío y calculador, que lo había pasado muy mal en su vida. Para la gran mayoría de sus trabajadores era un cabrón con pintas. Como todos los que llegan a alguna parte.
Llegué al edificio de la empresa y subí los únicos dos pisos hasta la oficina de Hal Kirtzen. Abrí la puerta y le encontré sentado frente a una mesa enorme, dando la espalda a una pared igual de grande, llena de marcos y de dibujos. En ellos había muchas líneas decorando por completo algunos de los cuadros. Debía encantarle el arte abstracto. Le dije “Buenas tardes”, el asintió. Me senté frente a él. Hal cogió un lápiz dorado perfectamente afilado entre dos dedos y se echó hacia atrás, mirándome como el gatillo a su pistola. Señor Kirtzen, ¿cómo valora usted su labor empresarial a lo largo de estos años?
-          Perfecta, claro está.
-          Así, ¿sin preámbulos? ¡Qué confianza! ¿Cómo está usted tan seguro de su trabajo?
-          Porque trabajo, y porque trabajo bien. No hay más respuesta –giró la cabeza con aire pretencioso, como saliendo de sí mismo–. Me da igual que mis trabajadores no estén contentos conmigo.
Le cambié de tema. De primeras algo hacía que no me estuviese cayendo muy bien, así que me salté la pregunta de “¿Cree que la humildad es su fuerte?”.
-          Se le ve seguro de sí mismo. ¿Puede ser debido a los sucesos que ha vivido a lo largo de su vida como empresario?
-          En absoluto –dijo como volviendo en sí de nuevo–, a los sucesos a lo largo de mi vida, a secas.
-          Comprendo. Para usted, ¿cuál ha sido su error más grande?
-          Casi todo lo que he hecho.
-          ¿Pero no decía usted que su trabajo es perfecto?
-          Es que odio la perfección. La odio muchísimo, no puede usted ni imaginárselo.
-          ¿Por qué razón?
-          Me pone negro.
-          Entonces, ¿por qué califica su trabajo como “perfecto”?
-          Como le he dicho, he sido el perfecto empresario.
-          ¿Y qué me dice sobre sus trabajadores? ¿Están igual de contentos en su empresa?
-          Por supuesto que no. Como en ninguna otra. Por eso soy el perfecto empresario.
-          Pero –cambié de tema– sí se le ha visto siempre como una persona intensamente perseverante, ¿qué hace usted para mirar rectamente hacia el futuro?
-          Amigo, la recta es la distancia más corta entre dos puntos. También es la distancia más perfecta que existe.
Al irme me percaté de que seguía mirándome y me di la vuelta. No había sonreído ni una sola vez en todo lo que llevábamos de entrevista. Daba algo de mala espina, francamente. Entonces miré a la papelera de al lado de la puerta. Estaba llena de lápices dorados doblados y partidos por la mitad, casi sin usar. El único que no había partido era el que tenía entre sus dedos. Para colmo, en la puerta había una curva enorme, también de color dorado, dibujada, como los cuadros de su oficina. Se notaba que odiaba la perfección, desde luego. Hasta en la rectitud de los lápices.
Llegué a mi casa y me puse a redactar la entrevista, procurando que el hombre no pareciese tan borde. “Curvé” un poco su discurso, en su honor.
Definitivamente yo no era como él. En mi casa estaba todo realmente perfecto. Estaba todo normal. Lo de odiar la perfección, sinceramente, me dejó muy tocado. No sabía cómo cuadrar eso de que odiase la perfección y de considerase su trabajo perfecto. No era sólo ser un prepotente, sino casi que le preocupase no serlo aún más. En esta curva me costó mucho maniobrar rectamente.


Al día siguiente me enteré de que aquel hombre había muerto.
¡Menos mal! Ya no tuve que hacer florituras literarias demagógicas para evitar destrozar su imagen pública.
Era perfecto.
Dicen que se tiró por un acantilado, que fue corriendo sin desviarse un milímetro por todo un bosque hasta que llegó a él, donde se despeñó dándose y rebotando con las rocas yendo de un lado a otro, como tanto le gustaba, al parecer. Puede estar contento: no fue una muerte perfecta.
Al parecer sus trabajadores se fueron encantados de que ese hombre hubiese muerto. Había sido el típico empresario –según él, perfecto– que se había llevado por delante a todo el mundo que estuviese en su “recto” camino.
Yo también le odiaría.
De hecho la otra versión de su muerte es que uno de sus trabajadores le arrojó por el acantilado cuando pasaba por allí.
No sé cuál es la verdadera historia, pero me parece más coherente la primera, siendo sincero. Una muerte normal, vaya. Una muerte perfecta.

Comentarios

Popular Posts

PROPUESTA A LOS LECTORES - "Vuestras Entradas"

Estimadas almas y corazones, lectores de este blog: ¡¡Buenas a todos!! Se me había ocurrido una idea para una nueva sección en el blog. Ya tengo las secciones de "El Astronauta", "Crónicas", "Odas", "PAV's", y muchas otras subsecciones como "Amor", "Terror", "Comedia", "Alquimia"... y sólo tienen una cosa en común entre casi todas ellas: que las he hecho solo. Me había propuesto cambiar eso y se me había ocurrido que de paso, podíamos usar el tablón de sugerencias, que no soléis usarlo mucho. Me gustaría que al menos una vez por semana propusierais un tema, una estructura o algo así para hacer una entrada, de las propuestas que pongáis elegiré la que más me guste y, del tema que más me guste colgaré una entrada citando además al que me haya dado la idea. Si me dais ideas inspiradoras me veréis publicando entradas geniales, pero, para eso tendréis que esforzaros, pues, no es fácil inspirarme con una

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID

La Luz de la Muerte

Estaba asustado, estaba acorralado al lado de mi amiga. En el vacío me veía de este acantilado. Los matones la cogieron y estos caer me vieron. (Ella también lo vió) Entonces usé mi don: iluminado salté del agujero. Un haz de luz me cubría. En el aire me mantenía viendo la expectación del osado matón que sostenía a mi amiga. Rápidamente la cogí y muy lejos me fui con ella iba corriendo por el nefasto sendo que me llevaría al fin. De frente les encontramos. La dije "Atrás, vamos". El acantilado del río adornado por un navío nos tenía atrapados. No teníamos qué hacer "Iluminarme no podré. Perderé mi vida aunque la suya siga. Lo haré la salvaré". La agarré de la mano y caímos en picado. La dí un fuerte abrazo la cogí de los brazos. Mi vida ha terminado. Antes de perecer hacia arriba la lancé y conseguí frenar su gran caïda mortal. Pero, no la veré... El Segundo Tributo: Al SACRIFICIO (inspirado en la canción de Muse "Bliss")