Ir al contenido principal

No es impaciencia. Es desperanza.

Queda muy bonito ir hacia una persona cuando está mal y el resto del día ignorarla. 


¡¡VAMOS!! ¿Alguien más me quiere joder o ya estáis todos apuntados? Pero en fila, que sino no aguanto con todos a la vez. ¡Vamos! El siguiente... ¡Venga! No, esa no me ha dolido, ¡hazlo mejor! ¡TOMA! ¡Sí señor! ¡Golpe directo a mi autoestima!

Una puerta se cierra y... otra se cierra. Si no pecara de bondad habría mandado a la mierda ya a mas de uno. 

Gracias a todos por hacerme revivir mi infancia. Gracias a todos por dejarme solo. Hace poco me dí cuenta que la soledad es un sentimiento, no un estado en el que te encuentras.

El día que reviente, que para mi desgracia y para vuestra fortuna, no llegará nunca, diré y haré cosas que debería haber hecho y no hice... Estoy harto de actuar y pedir perdón por no saber quién soy. Harto de confusiones absurdas y vivencias sin sentido; de esperanzas desesperanzadas.

Hace tiempo que escribo poemas de agradecimiento y de dolor. Hace mucho más que no oigo ni un "gracias" ni un "perdón".

Ser altruista es una putada. Sufres a cambio de nada. Y la nada es tu regalo, al que encima valoras, aunque no sé de qué me quejo, si mi vida es así desde el principio.

Quizá un día no me importen ni esos "gracias" ni esos perdones, aunque quizá también, sea demasiado tarde.

¿Por qué la gente que dice quererme, no me necesita y sólo necesita responderme?

Malditas palabras que invento y que se las lleva el viento cuando me hacen falta. Maldita alquimia.

Los lazos duelen cuando alguien los tensa, y más si evitas no tensarlos. Tantos lazos tirando me ahogan. Tanta gente en mi alma me abruma.

Es lo que tiene ser un criajo inmaduro. Que digo lo que no sé decir, y lo que no debería decir. Es lo que tiene no haber tenido infancia. Es lo que tiene no estar en la gran mayoría de gente que tienes en tu alma.

Ya sé el final de mi historia: no será feliz, y seré yo el culpable.

Comentarios

  1. Quierete un poco mas, no eres tan malo como dices.
    Cruella de Vill ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!! Y cómo hago eso?? Da igual, si me quiese seguramente no querría tanto a los demás, así que, soy feliz xD.

      Eliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…