Ir al contenido principal

La Venda de Carbón

Me veía inmerso en el fondo de un mar negro, con los ojos vendados en el que lo único que podía percibir era cómo los peces y las criaturas que habitaban en aquel lúgubre lugar me daban colazos y aletazos por todo el cuerpo. Aun pudiendo quitarme la venda que impedía que viera la salida... No podía, pues no sabía donde estaba el nudo de mi ceguera.

No hacía más que recibir golpes y golpes hasta que... Dejé de ser humano, pues la venda me cubrió todo el cuerpo y me impidió sentir otra cosa que no fuera impotencia.
De repente, un día, una corriente me hizo cambiar de dirección mientras que los peces siguieron su camino, era muy triste: me había quedado solo en un mar oscuro y tenebroso, sin posibilidad de encontrar a nadie que me diera golpes.

Estuve vagando por el mar hasta que llegué a un arrecife enorme, lleno de peces, aunque no veía nada...me parecieron de colores. Me sentí aliviado pues, ¿aquí podría encontrar un mar azul?
Era algo que desconocía y me empezaba a inquietar que pudiera volver a pasarme lo mismo que me había pasado hace apenas unos días. Al principio desconfiaba, pero notaba como mi venda iba desapareciendo, de los abrazos y no aletazos de estos peces.

Me sentía bien por primera vez en mi vida y los que allí vivían me hacían sentir cada vez más feliz.
Un día desperté y un rayo me atravesó los ojos dejándome casi ciego. Había perdido mi venda de carbón. En ese momento descubrí que el mar no era negro, sino que lo que era negro, era la venda que me impedía verlo.

Desde aquel momento no tuve una venda de carbón, sino un rayo de luz que me acompañaba a cualquier sitio que fuera y el mundo para mi, cambió para siempre.

Repasando estos momentos me di cuenta de que tenía todavía un trozo de venda, el cual guardé misteriosamente, aun con todo lo que había sufrido por él, puesto que el "pañuelo", quemado por el rayo de luz, guardaba en él un tramo de mi vida, el tramo en el que pasé de la oscuridad a la superficie.

¡Qué gracioso! Ahora que me doy cuenta, la venda no era de carbón, sino de papel. Cómo no me di cuenta de lo áspero que era...

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de

Un abrazo

Alquitranes húmedos besan mis sketchers ya pasadas dadas de sí por miles de pasos. Unos andados, otros bailados. Otros que buscan algo. A veces, en estas noches como un pecíolo de hoja que, en otoño se resquebraja en silencio mucho antes de caer, mi ánimo, también se resquebraja. De mis ojos salen lágrimas  que son de aire porque la humedad la tienen el alquitrán y mis pasos y mi sudor y mis pasos. Y por la soledad de dentro de mis ojos no sale nadie. Muchísimas noches abrazaría el aire me devolvería el abrazo más amable el más tierno, el más gentil, y el más suave Pero es que de todo eso es demasiado el aire y se desharía entre mis manos de carne. Necesito un abrazo que sea tierno y terso y firme y sinuoso. Justo como el dibujo del resquebrajo de ese pecíolo qué está en mi ánimo. Un abrazo  que dibujara el resquebrajo pero en sentido contrario: que acabara de romper o reparase esa hoja. Un abrazo. Que me impidiera llorar o precipitara el llanto. O quizá a encontrarme o romperme con ot