Esta mañana

El cielo ha estado llorando toda la noche. Ayer llegué empapado a casa tras una larga tarde de lluvia y esta mañana aún seguía llorando. Lloraba poco. La gente, de hecho, ya no usaba paraguas esta mañana. Creo que el cielo tiene vergüenza de llorar. Algo han debido hacerle. Pero probablemente nada que consuele.

Quizá el sol le amenazó con evaporar sus gotas de agua si a la mañana siguiente el cielo seguía llorando. Esta mañana el sol estaba medio dormido. Ya había amanecido, pero aún tibiamente, y el cielo de vez en cuando, dejó caer pequeños chorros de lágrimas, que se frenaban pronto. Supongo que sería por darse cuenta de que el sol ya estaba despierto, y que si seguía llorando, sería cuestión de tiempo que el sol le pillase.

El cielo ha dejado de llorar. El sol ya ha salido en todo su esplendor. El viento mece las hojas de los árboles atrapados en las macetas de asfalto de las calles. Todo parece en calma. Nadie parece estar triste ya. Se oye música de reggaeton en algunos coches que pasan.

Sin embargo, aún huele a nubes. La humedad del ambiente no ha desaparecido. ¿Será el olor los churretes del cielo o lágrimas no derramadas? O... bueno, ¿no son lo mismo?

Imagen de lisajules de Pixabay

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Espejo vivo. Reflejo roto

Tanto y tan poco

El tiempo lo mata todo