Ir al contenido principal

Monólogo sobre el orden que buscando ordenarse se hizo caos

Es curioso… A veces, me encantaría poder gritar. A veces, me encantaría poder gritar y llorar. Poder decir la verdad. Pero para poder cargar un grito o una lágrima de verdad, primero tienes que conocer la verdad. Sino es imposible. Por eso cada vez que intento gritar o cada vez que lloro siento que tanto el grito como las lágrimas, están vacías. Cada golpe que doy en la pared, o en el estante, o en mi conciencia, resuena. Pero no suena a nada.
Siento que todo podría acabar. A veces incluso querría que todo acabase. Acabase de la misma forma en que empezó aun sin saber cómo ha empezado. A veces lo que quiero que acababe o empiece, por desgracia, es incluso mi propia vida. Como que siento que sin la verdad no puedo vivir. No es una verdad cualquiera de la que estoy hablando. Estoy hablando de la verdad sobre mí mismo. La verdad me impide saber qué es mentira. Por tanto puede ser mentira cualquier cosa. Vivir en un mundo rodeado de mentira es caos. Sin sentido. Si el mundo es sinsentido, a veces es legítimo plantearse si quieres vivir en un mundo así. Es como que todo lo que vives y has vivido no tiene sentido. Nunca ha tenido. Lo has estado creando tú artificialmente. Es como que nada es natural, ni siquiera lo más natural que existe.
Como que vives en una realidad paralela creada por ti mismo. Intentando, o mejor dicho, sufriendo haber salido de la realidad en la que vivías, que realmente, era la verdad. Por buscar la verdad me alejé de ella. Me alejé de ella. Me alejé tanto de ella que ya no sé quién soy. Ni quién voy a ser. Ni siquiera sé si algún día seré alguna cosa. Ni siquiera sé si sé gritar. Porque podría ser que gritar no sirviese para nada. Podría ser que al gritar realmente no emitiese ningún sonido. Podría ser incluso que al llorar, no cayese ni una lágrima. Podría ser que fingir no sirviese más que para revelar lo que realmente siento. Podría servir para tantas cosas la mentira… Para tantas cosas como a la verdad le gustaría servir. Para tantas cosas… Para tantas cosas sirve engañarse a uno mismo… Para tantas cosas sirve no saber que te estás engañando… Para tantas cosas aberrantes sirve. Para todas esas cosas.
Siento que la mentira prevalece sobre la verdad porque no la conozco. Y me genera incertidumbre, porque la mentira no puede ser verdad. Pero es la única verdad a la que puedo agarrarme. Por no conocerla ni estar acercándome a ella. Porque mientras acepto la mentira, me alejo de la verdad. Mientras me convenzo de que todo lo que me pasa por la cabeza es verdad, en realidad me estoy creando una propia mentira. Estoy saliendo de mi vida. Yo me salgo de mi vida. Y por eso hay momentos en los que si esa mentira fuese verdad me gustaría morir. Me gustaría no pensar. A veces siento que sufro más siendo un ser humano que siento una piedra a la que pataleasen mil veces. Porque una piedra no siente, ¡pero yo sí! Y no hace falta que me den una patada. Ni siquiera hace falta alguien fuera de mí para que me la dé. Me basto yo solo para hacerme daño. Me basto yo solo para sufrir, para llorar, para gritar, para crearme mis propias mentiras y alejarme de mi propia verdad. Me falta vida y me alejo de mi vida por intentar llegar a ella.

Comentarios

Popular Posts

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños
un lugar en el que ver
la verdad de que el mar es
un reflejo del cielo.

Una sombra caida
de un amanecer desolado
que despertando a tu lado
parece dar vida.

Eres tu la razón
de todo mi mundo
de que todo junto
me llegue al corazón.

No es deseo mi intención
simplemente es esa mirada
sincerca, sencilla y clara
la que me llega al corazón.

Es solo una simple fase:
puede un dia acabar
y otra puede empezar
mas no morir sin que pase.

La vida hace cicatrices
mas ellas pueden tener
lo esencial  para aprender
a saber lo que dices.

La clave es disfrutar
hacerse sabio, divertirse
tontear, de gala vestirse
como si fuera el final

Pues después no hay más
es realmente en la vida
la que elige tu ida
y lo que te va a quedar

Tu puedes hacer de la hiel
un brebaje mortal,
una cura vital...
o hacerla dulce miel.

Eres tu, la vida
la que da fuerzas para caer
y das premio a la merced
que levantarse consiga.

Tercer Tributo...Tributo a LA VIDA

PROPUESTA A LOS LECTORES - "Vuestras Entradas"

Estimadas almas y corazones, lectores de este blog:

¡¡Buenas a todos!! Se me había ocurrido una idea para una nueva sección en el blog. Ya tengo las secciones de "El Astronauta", "Crónicas", "Odas", "PAV's", y muchas otras subsecciones como "Amor", "Terror", "Comedia", "Alquimia"... y sólo tienen una cosa en común entre casi todas ellas: que las he hecho solo.

Me había propuesto cambiar eso y se me había ocurrido que de paso, podíamos usar el tablón de sugerencias, que no soléis usarlo mucho. Me gustaría que al menos una vez por semana propusierais un tema, una estructura o algo así para hacer una entrada, de las propuestas que pongáis elegiré la que más me guste y, del tema que más me guste colgaré una entrada citando además al que me haya dado la idea. Si me dais ideas inspiradoras me veréis publicando entradas geniales, pero, para eso tendréis que esforzaros, pues, no es fácil inspirarme con una ide…

La Brújula del Viajero

Creí haber perdido
tu sonrisa en el camino.
La tuve que buscar
sumido en mi pesar.
Ese fue mi destino.

Al principio no sabía
que sin ella seguía
empecé a preguntarme
y más tarde asustarme
¡¿Su fin llegaría?!

Era, solo una sonrisa
una simple premisa
de antes del viaje
más brújula en el paraje
y su expresión, misa.

Me veía perdido
sin ojos y sin oidos:
colega de "Soledad"
hijo de "Temeridad"
pasto del "Frío".

Esto se hacía largo
y mero, sin embargo
repase la situación
y obtuve la razón
me di cuenta de algo...

Me la había dejado
en mi mesa, al lado
de muchos papeles
y decían "No te la lleves
la perderás, y en vano"

Así que, decidí seguir
sin la sonrisa partir,
siguiendo mi camino,
disfrutando el camino
con ganas de vivir.

Llegué a la altitud.
Me faltaba aptitud
"Necesito ayuda.
Algo que acuda.
Un rayo de luz".

Perseveré y llegué
en la roca me senté...
"No siento nada.
¿Cada pie y pisada
para qué las tomé?"

Nada me llenaba.
Algo …