Para ti, mi luna

Nunca antes te lo he confesado
pero,
¿sabes?:
Cuado no hablo contigo
suelo mirar por la ventana
y si la luna está completa
nos quedamos durante todos los sueños
hablando de ti;
la luna fumándose las estrellas,
y yo bebiéndome tus recuerdos.

Cuando despierto
sabiendo que voy a verte
me levanto con polvo de estrellas en la nariz
y la luna recuerda que brillaba
por eso, los dos
amanecemos.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo