Ir al contenido principal

Un vivo en el más allá (cuento) - Capítulo 4: Otra Guerra

Ya tengo 25 años. Estoy muy contento. Ya puedo trabajar de lo que me gusta. ¡Vivir es genial! Iba de camino al trabajo cuando me encontré de improviso con un extraño. Bueno, dos. Bueno, miles. Hace mucho que veo gente por las calles y que cuando les miro no me saludan. Me miran raro.

Me han dicho alguna vez que soy un Medium, porque la gente con la que estoy nunca ve a quien yo veo. Un día encontré a una de las que me parecía este tipo de gente, y me senté a su lado. Era mayor, pero no llegaba a la primera ancianidad: tendría unos cincuenta años. De aspecto esbelto pero decaído, nostálgica pero sonriente, sola, pero con la mirada aparentemente puesta siempre en alguien. Era de lo más extraño. Una señora respetable, cuanto menos.

Me miraba extraña, y sonriente. Me incomodaba un poco por la incomprensión de la escena, pero en realidad atraía saludarla. Acabé mirando a la calle. No tardó en saludarme ella:
   - ¡Buenas, joven! ¿Cómo te llamas?
   - Me llamo Nuf. ¿Y usted?
   - Todo al revés, ¿verdad? -me dijo con confianza-.
   - ¿Disculpe? -pregunté desconcertado por la pregunta-.
   - No nada. Cosas mías. Me llamo Vis.

Ambos nos quedamos mirando la calle. Viendo gente que otra gente no veía.
   - Eres Medium, ¿verdad? -me preguntó-.
   - ¡Qué va! -mentí-
   - Se te nota en los ojos
   - ¿Por qué?
   - Porque miras a sitios en los que no hay nada, o al menos no debería haberlo...
   - Sabe usted sobre esto, ¿verdad?
   - Un poco. Tú también sabes que lo soy.
   - ¿Cómo lo sabes?
   - Por lo mismo que yo se que lo eres tú.
   - ¡Qué obviedad tan inoportuna!
   - ¡Tan obvia como válida!

Ambos reímos. Mirándonos. No sé aún por qué, pero nos dio por abrazarnos. Estuvimos hablando largo y tendido sobre nuestro don de ver muertos. Ya llegaba tarde al trabajo, pero me parecía importante.
   - Sabes una cosa, ¿Vis?
   - Dime.
   - Me parece increíble que nos llamen Mediums sólo por ver lo que ha dejado la gente en nuestro mundo. Sólo por ver su legado.
   - A mi también. Pero bueno, al menos somos especiales por ello. Verdad, ¿Fungus?
   - Cómo sabía que tenías que ser tú. Desde que me viviste las cosas ya no son lo que eran.
   - Todo muerto al vivir recoge un nuevo legado en la Tierra.
   - Sí que sabes, ¿eh?
   - Un poco.
   - Oye, mientras estos se viven en el Más Allá... Aprovecho y te pregunto
   - ¡Tú y tu humor negro! -dijo riéndose-
   - Sabes que es blanco -contesté siguiendo la comedia-
   - ¡Jajaja! Sí, supongo. ¡Te llamaban Fun, por algo, por lo que veo!
   - Bueno, ¿sabes si volveré a ver a Frill y a Nuame?
   - Quizá algún día Fungus. Pero no en este mundo.
   - Oye, una última cosa...
   - Dime.
   - Siento haberte echado a ti la culpa de aquella guerra.
   - No te preocupes. Era comprensible. Los humanos cambian y se enfrentan para avanzar. Que seamos almas no significa que no sigamos siendo humanos.
   - Quizá tengas razón.
   - Es posible...

FIN

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de

Un abrazo

Alquitranes húmedos besan mis sketchers ya pasadas dadas de sí por miles de pasos. Unos andados, otros bailados. Otros que buscan algo. A veces, en estas noches como un pecíolo de hoja que, en otoño se resquebraja en silencio mucho antes de caer, mi ánimo, también se resquebraja. De mis ojos salen lágrimas  que son de aire porque la humedad la tienen el alquitrán y mis pasos y mi sudor y mis pasos. Y por la soledad de dentro de mis ojos no sale nadie. Muchísimas noches abrazaría el aire me devolvería el abrazo más amable el más tierno, el más gentil, y el más suave Pero es que de todo eso es demasiado el aire y se desharía entre mis manos de carne. Necesito un abrazo que sea tierno y terso y firme y sinuoso. Justo como el dibujo del resquebrajo de ese pecíolo qué está en mi ánimo. Un abrazo  que dibujara el resquebrajo pero en sentido contrario: que acabara de romper o reparase esa hoja. Un abrazo. Que me impidiera llorar o precipitara el llanto. O quizá a encontrarme o romperme con ot