Ir al contenido principal

Un vivo en el más allá (cuento) - Capítulo 4: Otra Guerra

Ya tengo 25 años. Estoy muy contento. Ya puedo trabajar de lo que me gusta. ¡Vivir es genial! Iba de camino al trabajo cuando me encontré de improviso con un extraño. Bueno, dos. Bueno, miles. Hace mucho que veo gente por las calles y que cuando les miro no me saludan. Me miran raro.

Me han dicho alguna vez que soy un Medium, porque la gente con la que estoy nunca ve a quien yo veo. Un día encontré a una de las que me parecía este tipo de gente, y me senté a su lado. Era mayor, pero no llegaba a la primera ancianidad: tendría unos cincuenta años. De aspecto esbelto pero decaído, nostálgica pero sonriente, sola, pero con la mirada aparentemente puesta siempre en alguien. Era de lo más extraño. Una señora respetable, cuanto menos.

Me miraba extraña, y sonriente. Me incomodaba un poco por la incomprensión de la escena, pero en realidad atraía saludarla. Acabé mirando a la calle. No tardó en saludarme ella:
   - ¡Buenas, joven! ¿Cómo te llamas?
   - Me llamo Nuf. ¿Y usted?
   - Todo al revés, ¿verdad? -me dijo con confianza-.
   - ¿Disculpe? -pregunté desconcertado por la pregunta-.
   - No nada. Cosas mías. Me llamo Vis.

Ambos nos quedamos mirando la calle. Viendo gente que otra gente no veía.
   - Eres Medium, ¿verdad? -me preguntó-.
   - ¡Qué va! -mentí-
   - Se te nota en los ojos
   - ¿Por qué?
   - Porque miras a sitios en los que no hay nada, o al menos no debería haberlo...
   - Sabe usted sobre esto, ¿verdad?
   - Un poco. Tú también sabes que lo soy.
   - ¿Cómo lo sabes?
   - Por lo mismo que yo se que lo eres tú.
   - ¡Qué obviedad tan inoportuna!
   - ¡Tan obvia como válida!

Ambos reímos. Mirándonos. No sé aún por qué, pero nos dio por abrazarnos. Estuvimos hablando largo y tendido sobre nuestro don de ver muertos. Ya llegaba tarde al trabajo, pero me parecía importante.
   - Sabes una cosa, ¿Vis?
   - Dime.
   - Me parece increíble que nos llamen Mediums sólo por ver lo que ha dejado la gente en nuestro mundo. Sólo por ver su legado.
   - A mi también. Pero bueno, al menos somos especiales por ello. Verdad, ¿Fungus?
   - Cómo sabía que tenías que ser tú. Desde que me viviste las cosas ya no son lo que eran.
   - Todo muerto al vivir recoge un nuevo legado en la Tierra.
   - Sí que sabes, ¿eh?
   - Un poco.
   - Oye, mientras estos se viven en el Más Allá... Aprovecho y te pregunto
   - ¡Tú y tu humor negro! -dijo riéndose-
   - Sabes que es blanco -contesté siguiendo la comedia-
   - ¡Jajaja! Sí, supongo. ¡Te llamaban Fun, por algo, por lo que veo!
   - Bueno, ¿sabes si volveré a ver a Frill y a Nuame?
   - Quizá algún día Fungus. Pero no en este mundo.
   - Oye, una última cosa...
   - Dime.
   - Siento haberte echado a ti la culpa de aquella guerra.
   - No te preocupes. Era comprensible. Los humanos cambian y se enfrentan para avanzar. Que seamos almas no significa que no sigamos siendo humanos.
   - Quizá tengas razón.
   - Es posible...

FIN

Comentarios

Popular Posts

Hebrón (de Palestina)

Entre tus coágulos inesperados, Entre tus alambradas que, sin avisar, reptan por tus paredes y tus calles emanando un hedor a claustrofobia inevitable; hedor catalizado por aguas fecales vertidas por prometidos a una tierra sobre la paz de tus zocos,
ahí, el azul y el blanco se mezclan con verde, rojo y negro y todos ellos buscan su supremacía colapsando esa fluidez plástica que debería caracterizar a los colores y a las fronteras.
Pero entre tus calles hay sonrisas árabes astucia comercial que intimida que admira, calurosa generosidad y bienvenida. Vida que se quiere normal.
Una atmósfera de música y gritos apelativos frente al silencio de tu lado fantasma en el que solo recuerdos palestinos descansan; una atmósfera viva con fronteras que cortan, o peor, que habitan las calles; una atmósfera de paz que convive e ignora conveniente y humanamente la guerra que le acecha como una serpiente azul reptando sobre aguas blancas -aunque nunca transparentes- bajo una noche clara y una est…

El Mar Rojo

Aguas de todas partes contienes. Cuatro naciones te pueblan con distintas banderas y morales. Entre la rojez propia de la guerra tu rojez es literaria y unifica; tus corales y medusas sin tentáculos, tus espinas traicionares en la arena,  tus playas levantando las faldas del Sinaí y por el otro lado amurallando Arabia todo tú  eres paz. Una paz inhóspita. Despoblada. Agresiva.
Estás rodeado de desierto. Y tu desierto solo lo habitan comercios cerrados, pueblos pequeños y turistas cegados por la estrella de un rey. Tus aguas son verdes, moradas y azules desde la orilla. Supongo que al mezclar esos colores el alma se enrojece y de ahí tu nombre… o porque quemas con el desierto que te sitia o porque tus atardeceres sinaíes son rojos o porque las montañas que te cercan son granas (¡vaya a saber Moisés!) lo cierto es que llevas en tus golfos el rojo en sus dos caras: el del amor y el de la guerra; y en tu desierto, ambos se juntan (¡الحمد لله)
y se vuelven agua y arena.

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia