Ir al contenido principal

Carta Scout

Lo recuerdo... Recuerdo aquel día... Llevabamos ya unos cuantos días en los Scout, con todas aquellas canciones -creo que conservo el liberto por alguna parte- aquellos extraños días que me cambiaron para siempre. Me hicieron apreciar la naturaleza, el valor de lo sencillo, la grandeza de la sutileza y la compasión a los detalles de la montaña y el entorno natural. Todavía recuerdo aquellas nefastas colinas que presentaban al sol tu cuerpo exhausto y le llenaban de rayos sofocantes a mediodía. Todavía recuerdo aquella cuesta abajo interminable sin pausas que mataba hasta a las ampollas y los callos que la misma cuesta te provocaba. Todavía recuerdo aquella salida, antes del alba, viendo salir el sol, cruzando ríos, subiendo montañas, atravesando valles y acantillados. Recuerdo aquel paisaje otoñal que marcaría un hito en mi vida. Una etérea y suave luz en aquel deslumbrante paisaje. Era irónico. Parecía que cada montaña estaba en una estación del año. Al fondo veías el verano, con paisajes secos y cálidos. A otro lado veías el invierno, nevado y blanco. En el medio estaba la primavera. Cuya luz se vislumbraba perfectamente a pesar de estar a varios kilómetros de donde estaba yo. Yo estaba en el otoño, con hojas amarillas y marrones que como una lluvia acogían al más perdido peregrino en aquellas sendas. Sabía que nunca volvería allí, pero también, aunque vagamente, supe que nunca iba a olvidarlo.

Más tarde, vino lo que sería para mí el mayor signo de aceptación, la cual no veía por parte de mis camaradas, pero que realmente tenía. Mi desconfianza y su ironía mal medida y a veces despiadada me aislaba de la gente. Ese signo fue la pañoleta Scout, que la mayoría de la gente pensaba que no merecía... Todavía recuerdo aquel  día en el regazo de la bandera scout, de noche, con las luces del foco iluminándome y con todas aquellas miradas oscuras y desconfiadas intentando atravesar el umbral de la felicidad que sentí, durante un instante, cuando por primera vez en mi vida, me aceptaron dándome esa pañoleta.

Han pasado casi cinco años desde entonces, desde que me fui. Sentí que mi vida Scout debía terminar allí, dejando mis recuerdos en aquel baúl que nunca tuvo nada mío, el baúl Scout de los recuerdos. Mi misión como Scout había terminado mas todavía no puedo olvidar aquellos días, porque quien es Scout un día, lo es toda su vida.

Hay veces que me paso por allí contemplando con vergüenza y con felicidad agridulce ese ambiente, al que traicioné y al que quiero, pero por mucho que me pese no puedo volver. Agradeceré hasta el fin de mis días aquella pañoleta que llevo puesta ahora mismo y aquel grupo Scout que me hizo vivir de verdad, por primera vez en mi vida...

Gracias.

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID