Ir al contenido principal

Antes de nada

¿Dónde me dueles?
Te busco en mí y no te encuentro
pero estás
como una droga;
estás cuando estás y cuando no
y no lo entiendo.

A penas te conozco
a penas siquiera te he visto
a penas me gustas
a penas me intrigas
pero algo me arrastra a ti
al dolor de descubrirte
a la fricción
al desgarro
al peligro.

A un lado 
la esperanza en el afecto.
la esperanza en conectarse
y hacerlo a corazón abierto.
Y a otro el miedo
a la distancia prematura
y que sea el destino quien decida
que ahora no era buen momento.

Es verdad. A veces
hay que esperar.
Y el tiempo junta a las personas
en el lugar correcto.
Pero sólo creo en la voluntad.
Y no me alivia un futuro que aún no siento
y que no sé si llegará a hacerlo.

La ansiedad de perder algo
que aún no tengo.
El miedo a perder
irracionalmente
la esperanza
y que sólo haya miedo dentro,
que conectarse sea imposible

Conectarse,
eso que me ata al mundo:
roto en cientos.

La soledad que provocan 
los lazos que nunca se hicieron
duele más.
Los ya hechos se arreglan.
Los que no se quieren, se sueltan.
Pero los que no llegan a hacerse
son como el olvido:
irreparable.

Hay gente a la que ya
he visto por última vez.
Y no sé a quién.
Y me aterra. Y lo siento.
Y a lo mejor no te quiero.
Ni quiero quererte.
Pero ambos vamos a morir
sin saberlo.
Sin haber vuelto a vernos.
Lo siento. De veras, lo siento.

Y tú, persona a quién no conozco,
¿será
esa
la última vez que vayamos a vernos?
Si es así, para ti,
literalmente, no estoy vivo.
Porque si la muerte es el olvido,
el no poder ni olvidarse
no es siquiera haber nacido.
Y ni estar muerto ni no nato quiero.
Porque no me sienta bien no estar vivo.
Y queriendo quererte, menos.

El destino,
ataviado en nuestra voluntad,
la vida o no-vida, proveerá.
Pero sin tener vida no se vive.
Y ahora me hace estar contigo
mirarte, reconocerte, hablar 
(por primera o última vez)
de lo que sea
de lo que queremos hacer que nunca haremos
de lo que haremos que nunca quisimos
de nosotros y de otros
del pasado y del olvido
tomar café o lo que te guste
(que no lo sé) 
dedicarnos tiempo
es decir
darlo por perdido.


Imagen de Jackson David en Pixabay

 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de