Ir al contenido principal

Un roscón de reyes

MIGUEL. – ¿Has hablado con el médico?
CARLOS. –  Sí.
MIGUEL. – ¿Y cuántos años te echa?
CARLOS. –  Me ve muy joven, dice que 22. Es que es súper maja.
MIGUEL. – (Interrumpiendo.) No. Digo cuántos te echa de vida.
CARLOS. –  Pues no sé. En cada sesión me echa unos cuantos.
MIGUEL. –  Esta vez, ¿cuántos te ha echado?
CARLOS. –  Ninguno. Dice que ya no le quedan. Que se le han acabado.
MIGUEL. –  Sí. Cada vez se le acaban antes los años de vida a los médicos.
CARLOS. –  Son bastante rácanos con eso. Siempre tiran a la baja. Pero joe, lo entiendo. Es que hay mucha gente. Hay que racionar la vida.
MIGUEL. –  Sí… Además, como los demás nos dedicamos a gastarla pues… No pueden ser transigentes con eso.
CARLOS. –  Menos mal que tenemos sanidad pública, Miguel.
MIGUEL. – Bueno, no está mal. Aunque dicen que en la privada no te quitan años de vida.
CARLOS. – Te los dan. Pero eso es porque quieren que pagues más tiempo. Mira, yo el otro día fui a una privada y me dijeron que me quedaban 666 años de vida…
MIGUEL. – ¿En serio?
CARLOS. – … divididos entre tres dos veces, luego dividendo entre once y quitando el resto.
MIGUEL. – (Haciendo las cuentas.) Pero eso es… ¡Eso da, cero, Carlos!
CARLOS. – ¿En serio? ¡Joder! Me han vuelto a estafar.
MIGUEL. – Ya. Eso suele pasar en lo privado. Incluso yo estafo a mis clientes de la panadería. Les vendo roscón de reyes dos meses antes de que empiece la Navidad.
CARLOS. – ¿Eso es estafar?
MIGUEL. – Sí. Les digo que es roscón de reyes. Pero es roscón de verano, en realidad.
CARLOS. – ¿Pero tienes años para eso?
MIGUEL. – No se necesita tanto para hacer un roscón.
CARLOS. – Y, ¿Por qué la gente no los hace?
MIGUEL. – Porque no sabe. No nos enseñan. Pero como yo sí sé, pues lo hago, y lo vendo.
CARLOS. – ¡Hala! ¡Sí! Enséñame, porfi. Que me queda poco de vida.
MIGUEL.– No. Que luego no compras.
CARLOS. – ¡Pero, Miguel! ¡Que no pasaré de esta navidad! No creo que llegue, si quiera. No sé cómo sigo vivo ahora.
MIGUEL.– Que no. Que sino no compras.
CARLOS. – ¡Pero que estoy muerto!
MIGUEL. – Y, ¿entonces? ¿Cómo es que estás hablando conmigo?
CARLOS. – (Pausa.) ¡Joder! (Pausa.) ¡Es verdad! ¿Por qué sigo vivo? Todos me han dicho que iba a morirme. ¿Por qué sigo vivo? ¡Alguien me ha engañado, Miguel! ¿Quién?
MIGUEL. – No lo sé, Carlos. ¿Cómo voy yo a saberlo?
CARLOS. – ¡Dios! ¡Puedo morirme en cualquier momento, Carlos! ¡Mátame!
MIGUEL. – ¿Qué?
CARLOS. – ¡No quiero no saber cuándo me voy a morir!
MIGUEL. – Pero, Carlos. Cómo voy a hacer yo eso. Eres mi amigo.
CARLOS. – ¿Tienes roscón aquí?
MIGUEL. – ¡Claro! Siempre lo llevo.
CARLOS. – ¡Voy a hartarme antes de morirme!
MIGUEL. – ¿Cuánto quieres?
CARLOS. – ¡Todo el que tengas!
MIGUEL. – Vale. Son (cogiendo un cuaderno y haciendo cuentas) 783 euros, más IVA.
CARLOS. – Vale. ¿Puedo pagarlo a plazos?
MIGUEL. – Pero, si te vas a morir pronto, Carlos.
CARLOS. – ¡Da igual! Que lo paguen mis hijos. Tráelo.
MIGUEL. – Pero si no tienes hijos.
CARLOS. – Sí. Magdalena está embarazada de mellizos.
MIGUEL. – ¡Ay! No me digas. Vale… Pues tengo algo especial para tus hijos. Te lo traigo con los roscones. (Pausa. MIGUEL trae tres un roscón. Empieza a comérselo). Mira, de momento, uno de trufa, uno de nata y otro solo. Y… te traigo también una cosa muy especial (sacándolo de detrás de la espalda.) ¡Tachán! Mira esta edición limitada de la Playstation Tanatos edición Navidad.
CARLOS. – ¡Para cuando sean mayores!
MIGUEL. – Son 230, más IVA.
CARLOS. – (Sigue comiendo.) Vale, ponlo todo en la factura.
MIGUEL. – Y mira, tengo más cosas: un coche, una hipoteca, un seguro médico…
CARLOS. – ¿Vendes todo eso?
MIGUEL. – Sí.
CARLOS. – (Para de comer.) ¿Seguros médicos también?
MIGUEL. – Sí.
CARLOS. – ¿Seguro?
MIGUEL. – Seguro.
CARLOS. – Seguro, segurísimo.
MIGUEL. – Segurísimo.
CARLOS. – (Vuelve a empezar a comer. Cada vez más rápido.) ¿Lo más segurisísimo?
MIGUEL. – La más segurisísimo
CARLOS. – El más segurisísimo.
MIGUEL. – Lu mus sugurusúsumu.
CARLOS. – Le mes seguereséseme.
MIGUEL. – ¡El segurisísimo!
AMBOS. – Arriba España
Carlos se atraganta con el roscón. Tose. Cada vez más. Al final se ahoga, y muere. Silencio.
MIGUEL. – Bueno. Pues al final te sale todo por 555.555 euros, más IVA, pero sin RIMA. Tranquilo. Aunque podemos contratar un servicio coprófilo, postmortem. ¿Te parece?
CARLOS. –
MIGUEL. – Eso me parecía. Vale. Pues te sale por 555.600 euros, más IVA. Redondito todo. ¿Bien?
CARLOS. –
MIGUEL. – (Comprobándole el pulso.) No te queda nada de pulso, ¿no?
CARLOS. –
MIGUEL. – Estás bien muerto.
CARLOS. –
MIGUEL. – Qué pena… Te quedaban diez años de vida. 666 entre 3, 333. Entre 3 otra vez, 111. Entre 11, 10 coma 0.9 periódico. Quito el resto, y me quedan diez. Supongo que estaban contando con la cantidad de años que iban a tener que pagar tus hijos. La vida ahora es más larga en estos tiempos, ¿sabes? Yo no te he mentido. La pública llevaba razón: ce-ro. Y aquí estás, muerto. ¡Mucho has durado desde que te lo han dicho!
CARLOS. – ¡¡¡
MIGUEL. – Bueno, pues nada. (Le da un beso en los labios al cadáver de Carlos. Le quita un poco del roscón que aún le quedaba en la boca.) ¡Mmm! ¡Qué bien sabes a roscón, jodío! (Termina de comerse pleno de placer, el roscón.) Bueno, en un rato vendré a darte el servicio postmortem, vale. Espérame aquí. No te me vayas a ir, ¿eh? Que te cobro permanencia si no. Y tranqui. Hablaré yo con tus hijos, ¿vale? No tienes nada de qué preocuparte. ¡Chaíto!


 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

PROPUESTA A LOS LECTORES - "Vuestras Entradas"

Estimadas almas y corazones, lectores de este blog: ¡¡Buenas a todos!! Se me había ocurrido una idea para una nueva sección en el blog. Ya tengo las secciones de "El Astronauta", "Crónicas", "Odas", "PAV's", y muchas otras subsecciones como "Amor", "Terror", "Comedia", "Alquimia"... y sólo tienen una cosa en común entre casi todas ellas: que las he hecho solo. Me había propuesto cambiar eso y se me había ocurrido que de paso, podíamos usar el tablón de sugerencias, que no soléis usarlo mucho. Me gustaría que al menos una vez por semana propusierais un tema, una estructura o algo así para hacer una entrada, de las propuestas que pongáis elegiré la que más me guste y, del tema que más me guste colgaré una entrada citando además al que me haya dado la idea. Si me dais ideas inspiradoras me veréis publicando entradas geniales, pero, para eso tendréis que esforzaros, pues, no es fácil inspirarme con una

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID

El Loco y el Banquero

Es muy interesante ver como tienes delante cosas buenas y malas. ¿Qué mejor imaginabas, reanimar o matarte? Pongamos una historia: Cojamos la memoria de un corrupto banquero rico y no falto de dinero rebosante de euforia. Este falso banquero repito con mucho dinero roba a todos su clientes chantajeando sus mentes sin crear mal aguëro. Entonces un día (quién lo imaginaría) un "loco" lo asalta y ata, lo apuñala y lo mata. Bonita historia yo diría. Vuelvo a preguntar: ¿Qué me ibas a contestar si no hubieras leido esto? Leyendo este sabio texto, ¿a qué personaje culpar? Era de imaginar ¿Es difícil contestar? Unos dirán el banquero otros el loco, sin dinero Pero vamos a analizar... Saliendo del tema y llegando al poema ¿Quién tendría la maldad y quién la bondad? Es un profundo dilema. Ahora a la vida real ¿No crees según la sociedad, lo que nos enseñan y amamos nunca nadie tengamos la misma realidad? ¿Es decir: todo está mal o bien?