Ir al contenido principal

Corazones en guerra

ESCENA 1

SOLDADO.− ¿Otra vez, enfrentados? ¿Tú y yo? ¿Hasta cuando? (Pausa.) No sé qué manía tienen ahí fuera con que luchemos entre nosotros. Repetir todo el tiempo la misma batalla no va a hacer que termine la guerra. (Pausa.) Lima. ¿Lima? ¿Estás ahí?(Pausa.) Te recordaba más habladora hace un momento. (Pausa.)  

Hablas muy bien. Especialmente con la boca y con los puños. La técnica del Amorodio es tu especialidad, sin duda. (Recoge unos cartuchos de dinamita en una caja que también coge del suelo..) Apuntas al corazón, lo ablandas y lo abrazas. Y si te ves en peligro cortas con la misma gentileza la aorta y la cava. (Termina de recogerlos. Pausa.) Así la sangre sale y entra uniformemente. En cierta forma tu muerte da vida, porque nunca atraviesas la piel: no se escapa la sangre (Pausa. Mira a Lima. Mete los cartuchos en la caja, la cual coge y lleva consigo.), lo único que pasa es que uno queda más sensible. Ahora, si me mueves mucho, el pecho se me amorata. Tengo que andar siempre en equilibrio para no desarrollar una hemorragia demasiado grave. (Pausa. Se acerca a Lima.) 

Eres buena. Muy buena. (Pausa.) Lo que nunca he tenido claro es por qué te hiciste también eso de cortar la aorta y la cava. ¿Necesitabas algún tipo de justicia, de "igualdad de condiciones" frente a tu contrincante? (Pausa. No hay respuesta.) Eres el adversario más justo que he tenido nunca. (Pausa.) 

Por eso no quiero volver a luchar contigo. Cada vez tengo más claro que, en realidad, estamos en el mismo bando. (Deja la caja en el suelo y se acerca más.) Sólo hay que ver nuestros corazones. Igual de sensibles. Igual de cortados por la aorta y la cava. (Coge una nota de la chaqueta de Lima. Lima está fija en una posición y no se mueve. No se ha movido en toda la escena.) 

A ver... (Lee.) "Para ti (mi contrincante)" (La abre.) "Supongo que me lo reprocharás cuando vengas: mi aorta y mi cava las cortaste tú, y tú te cortaste las tuyas". Lima, cielo. Eso no es verdad (La estatua de Lima, llora.) Estoy seguro de que no lo hice. Yo nunca te hago daño. (Lee el reverso de la carta:) "Yo tampoco". (Pausa.) Y si lo he hecho, nunca lo he hecho a posta, Lima. Te lo prometo. (Abre una pestañita que tiene la carta.) "Yo tampoco"... 

Eso no es verdad, Lima. Tú sí me has hecho daño. (Se derrama su corazón. Hemorragia.)... me duele... (Pausa. Adoleciendo.) Ayúdame, por favor. No quiero ser más tu adversario... (Silencio.) ¿Por qué no me contestas? (Empuja la estatua de Lima. Se vuelve ceniza y vuela con las brisa. Él se sigue desangrando.)

Lima. ¿Lima?... ¿Estás ahí?... No te has ido, ¿verdad? (Pausa negra.) Dios, ¿qué te he hecho? (Poco a poco se vuelve negro. Color ceniza.) No quería hacerte daño... De verdad. Quiero... Quiero... A ti... Te quiero, Lima. No quiero más esta guerra... No puedo seguir luchando siempre contra ti. (Pausa. Sigue ennegreciéndose.) Sé que somos compañeros de batalla en otra guerra... Pero en esta nos ponen de enemigos. (Pausa.) No quiero. (Pausa.) 

No depende de ti, (la mitad del cuerpo es negro. No se puede mover de piernas a cintura.) ni de mí... Depende de nosotros. Sólo de nosotros, Lima. De nosotros juntos y por separado.  

Está completamente negro. Pausa larga. Una brisa se lleva también el cuerpo negro, hacia el lado contrario al que voló la estatua de Lima. Pausa. Entran Lima y el otro soldado. Cada uno por su lado de siempre. No son ceniza. Se acercan al centro y se saludan.

AMBOS. (entre sí)− Hola.

AMBOS. (al público)− Hola.

ESCENA 2

Van hacia el proscenio. Detrás de ellos, una bomba nuclear. Oscuro y pausa. Una luz apunta a unas escaleras que suben al proscenio, donde los dos están sentados.

LIMA.Ya era hora.

SOLDADO. Necesito que esto acabe bien.

LIMA.− Ya ha acabado.

SOLDADO.− Todos muertos

LIMA.− Otra vez.

SOLDADO.− En cada batalla.

Pausa.

SOLDADO.− ¿Te queda algo de corazón?

LIMA.− Sin sangre.

SOLDADO.− El mío tampoco tiene. Se ha quedado toda en mi piel.

Pausa.

LIMA.− Quiero que esto acabe bien.

SOLDADO.− Ya ha acabado. 

LIMA.− Para siempre, ¿no?

SOLDADO.− Sí. Pero bien está lo que bien acaba...

LIMA.−... y esto no está bien.

SOLDADO.− No.

LIMA.− La guerra sigue, aunque halla acabado la batalla.

SOLDADO.− Exacto. (Pausa.) Yo no quiero guerras.

LIMA.− ¿Qué quieres?

SOLDADO.− Sangre. Sangre nueva. Cirujía para mi aorta y mi cava.

LIMA.− Yo también quiero.

SOLDADO.− El Amorodio no funcionará, ¿verdad?

LIMA.− Moriríamos y no podríamos batallar en más guerras.

SOLDADO.(Pensando.) Lo suponía.

Pausa.

LIMA.− ¿Soldado, tienes fe en tu patria?

SOLDADO.− Algo me queda.

LIMA.− Bien. Pues deja que se curen solas tus arterias. Yo me curaré también las mías. Si no morimos por el camino y volvemos a encontrarnos en los campos de trigo quemados, seremos compañeros.

SOLDADO.− Sea así.

LIMA.− Las heridas del alma se pueden hacer más grandes para oxigenarlas, pero no pueden desinfectarse. O se curan sanas o no se curan.

SOLDADO.− Sea así. (Llora.) ¿Y qué pasa si morimos? 

LIMA.− En tu patria morirás. Y yo también.

SOLDADO.− No quiero morir.

LIMA.− Ni yo que mueras.

Silencio incómodo.

SOLDADO.− Soy egoísta, ¿verdad?

LIMA.− Sí.

SOLDADO.− Es para sobrevivir. Cuando pase el peligro, dejaré de serlo.

LIMA.− Lo sé.

SOLDADO.− Y nos encontraremos. 

Silencio incómodo.

SOLDADO.− Me puede el miedo, Lima. Me puede. Me puede...

LIMA.− Entonces, vete.

SOLDADO.− No quiero irme.

LIMA.− Entonces no me lo digas.

SOLDADO.− Tenía que contártelo.

LIMA.− No. Elegiste contármelo.

SOLDADO.− Elegí contártelo...

LIMA.− Sí.

Silencio incómodo.

SOLDADO.− Lima...

LIMA.− ¿Qué?

SOLDADO.− ¿Por qué no podemos parar de luchar?

LIMA.− Porque amamos y estamos vivos.

SOLDADO.− ¿Tú crees?

LIMA.− No lo creo. Lo veo cada vez que explota una bomba nuclear. Siempre acabamos aquí. Los dos sentados. Luchando otra vez. Ha vuelto a empezar la batalla y no nos hemos dado cuenta.

Soldado sonríe y abraza a Lima.

LIMA.− ¿Qué haces?

SOLDADO.− Yo...

LIMA.− No digas nada.

SOLDADO.− Quería... (Pausa.) Es muy difícil.

LIMA.− Nadie dijo que fuera fácil.

SOLDADO.− Es que es muy difícil

LIMA.− Entonces, vete.

SOLDADO.− ¡No quiero irme, Lima! ¡Para de echarme!

LIMA.− ...vale...

SOLDADO.− ¡No puedo estar en tu bando si no me dejas!

LIMA.− ¡Ni yo en el tuyo si huyes cuando llego! 

Silencio incómodo.

LIMA.− Esto no va a ninguna parte. (Se va volviendo negra muy rápidamente.)

SOLDADO.− Hagamos que vaya.

LIMA.− No lo entiendes. No quiero más bombas nucleares.

SOLDADO.− Yo tampoco.

LIMA.− Bien. ¿Y qué hacemos?

SOLDADO.− Deberíamos dejar de luchar.

LIMA.− Gracias. Eso ya lo sabía. (Se vuelve negra.)

ESCENA 3

SOLDADO.−  ¿Otra vez, enfrentados? ¿Tú y yo? ¿Hasta cuando? (Pausa.) No sé qué manía tienen ahí fuera con que luchemos entre nosotros. Repetir todo el tiempo la misma batalla no va a hacer que termine la guerra. (Pausa.)  Lima. ¿Lima? ¿Estás ahí? (Pausa.) Te recordaba más habladora hace un momento. 

¡Espera! No... Otra vez no... No voy a luchar. Estoy vivo. Amo y estoy vivo, pero no voy a luchar. ¡No más!

Lima, ¡me voy de aquí!

ESTATUA DE LIMA.− Vete.

SOLDADO.− ...¿Qué?

ESTATUA DE LIMA.− Vete. ¿No querías irte? 

SOLDADO.− No... No lo entiendes. Quiero dejar de luchar. Como tú.

ESTATUA.− No luches.

SOLDADO.− No me dejas no hacerlo.

ESTATUA.− Tú tampoco.

SOLDADO.− Yo no te he hecho que luches.

ESTATUA.− Ni yo a ti.

SOLDADO.− Eso es ment...

Pausa. Se miran.

SOLDADO.− Lo siento.

ESTATUA.− Te perdono. Hasta la próxima vez. (Se vuelve Lima, de pronto.)

SOLDADO.− ¿Próxima vez?

LIMA.− Habrá más bombas. 

SOLDADO.− Me siento encerrado.

LIMA.− Ya sabes. Puedes irte.

SOLDADO.− Puedo.

LIMA.− Puedes.

SOLDADO.− Puedo. Pero eso no es suficiente.

LIMA.− Lo sé.

SOLDADO.− El problema es que no quiero. Te lo he dicho.

LIMA.− Dices mucho pero haces cosas distintas.

SOLDADO.− Los dos.

LIMA.− Sí.

SOLDADO.− Hay que encontrar un equilibrio.

LIMA.− ¿Un equilibrio? ¿Amar sin luchar?

SOLDADO.− Exacto.

LIMA.− No se puede. Amar es luchar. Como luchar es vivir.

SOLDADO.− No quiero creerte.

LIMA.− Lo sé. Nunca quieres.

SOLDADO.− Eso tampoco es cierto.

LIMA. ¿Lo ves?

SOLADO.− ¡Mierda! ¡Esto es un bucle! 

LIMA.− No. Es una guerra que nadie gana, porque es por el placer de matar, no para conquistar.

SOLDADO.− Yo no quiero matar.

LIMA.− Yo tampoco.

SOLDADO.  ¿Entonces?

LIMA.− Pero da placer.

SOLDADO.− Y amar tambien.

LIMA.− Son lo mismo.

SOLDADO.− No voy a volver a caer en eso.

LIMA.− ¿En qué? (No contesta.) No contestas, ¿no? Pues vuelvo a mi estatua. (Soldado se adelanta y se vuelve negro.) Con que esas tenemos, ¿eh? (Lima se vuelve de piedra igualmente.)

Ambos salen volando en la misma dirección. Bomba nuclear. Oscuro. Proscenio con una luz, como al principio.

SOLDADO.No sé si quiero esto.

LIMA.− Normal.

SOLDADO.− Más bien, no quiero luchar.

LIMA.− Ni yo.

SOLDADO.− Abrázame.

Lima lo hace. Soldado le devuelve el abrazo. Lima sonríe.

LIMA.− Es un alivio cuando conseguimos no luchar.

SOLDADO.− Lima, creo que estoy curado del corazón.

LIMA.− Yo también. Tampoco sangro ya.  

SOLDADO.− Sí. Sólo hay que mantenerse a la luz. Sin decir nada.

LIMA.− ¡Sss! No hables más, que habrá guerra.

Pausa.

Soldado asiente para no hablar.  

Oscuro y TELÓN.                      

Imagen de geralt en Pixabay
                                                                             

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …