Ir al contenido principal

Clamor y búsqueda pacífica a los cuatro mares eléctricos de sangre tormentosa



BÚSQUEDA PACÍFICA

He recordado. Raro en mí
que soy de memoria jabonosa,
de emociones pulcramente misceláneas
rezumosas y humanas. Extrañas.

He recordado una evocación.
O mi cabeza me ha evocado un recuerdo.
No lo recuerdo.

Pero sé que tengo un mar en calma
entre mis venas jabonosas,
con misceláneos electrones
rezumando de la superficie de mis aguas.

Ningún mar humano es eléctrico si antes no ha habido tormenta

Y el mío puede ahora cortar
si se disparase a presión industrial
sobre una plancha férrea.

El mío puede ahora retrizarse
en mil pedazos de labia bífida
y cortarse a sí mismo media lengua
para que el subtexto que guarda
sangre sobre mi garganta.

¡Mar de sangre eléctrica
¡Tormenta! ¡Tormenta!
¡Amarillo ocre! ¡Azul magenta!

He recordado. Raro en mí
que soy de memoria…
de emociones… misceláneas
rezumosas… Extrañas.

¡Como la montaña!
¡Dios se apiade de mi mar de sangre!
¡Alá! ¡Yahvé…! ¡Llueven mares! ¡Noé!
¡Sálvame! ¡Llévame!
¡Pero no me mates nunca más!

He recordado. Raro…
… soy de memoria…
… miscelánea…
… extraña…

¡Recuérdame! ¡Acuérdame!
¡Ser o no ser!
¡Reprimamos esta fuera condición
que me muero…! ¡QUE ME MUERO!

¿Por qué?
(Verso vacío)
¿Por qué?
(Verso vacío)
Es hora…
(Verso vacío)
Qué maldita mi sangre…
Tendré que cambiarla.

CLAMOR

¡Oh no! ¡Eso no!
No… Mi mar no… Lo amo
Pero lloro por dentro y no escapa el mar,
¡no escapa mi sangre sucia!
No sale de mis ojos…

Abrázame, por favor.
Dios, mar, amor, sangre, yo. Tú,
te necesito. Os necesito.
Te necesito. Te necesito.

Deja que llore… Deja que grite…
Deja que eche de menos tus caricias.
Déjame en paz con tu presencia.
Deja que ve tu sonrisa
tragándose mi sangre negra:
dejaré de ser egoísta.
Deja que beba de ti
¡Cuídame! Por favor… tenme.

No puedo seguir mintiéndome
diciendo que necesito cambiar
cuando, además, necesito cambiármete

Deja en paz nuestro amor
que sabe volar volar

Que ni Noé, ni Dios, ni mi garganta,
ni Hamlet, ni Segismundo, ni mi sangre parda
existen.
Son sólo electricidad estática
tras la tormenta.
Sólo eso. Solo.

Déjame en paz, por favor;
en la que sale de ti:
de la que no me queda.

Deja que nos quiera.
¡Arrúllame como a un hombre!
Deja que te abrace en paz…

 Imagen de cocoparisiense en Pixabay

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de