Ir al contenido principal

Tantas noches

Lo he vivido tantas veces…
Tantas veces
he vivido el dolor de tenerte
y el placer de poder perderte
que acabé sintiendo dolor por perderte
y un inmenso placer de tenerte.

Tantas veces te he visto
sonreír y por mi culpa guarecerte
en tus párpados de nieve
derretidos en tus pestañas.
Tantas, que aun hoy, duele.

Tantas veces te pedí perdón. Tantas
que mi alma se marchita.
Es una flor de pensamiento iris
que se decolora en jazmín de nieve
con cada puñal que me clavo en ti.
Que sangra desde ti siempre.

Esa flor, que es
de color intenso,
al apuñalar se hace blanca:
un pensamiento sin color,
que lo perdió por aquel ansia
de pureza
del jazmín que podía ser
en potencia.


Tantas. Tantas veces. Tantas
lágrimas de seda
derramadas al llover los ojos
en los pétalos de flor
para limpiar las puñaladas.

Tantas. Tantas lágrimas de seda
acariciadas con las yemas de los dedos
que un rubor sale en nuestra mirada
y quien consuela
de los dos,
como en un beso tierno,
le pide con sus manos
que cierre los ojos,
secando con sus dedos
la flor de pensamiento,
quitando el blanco puro,
quitando el color muerto.

Tantas. Tantas veces. ¡Tantas
en las que la flor blanca no encontrara
–al igual que tus desvelos nocturnos–
cama en que darse soñada!

Es que han sido tantas…
Es que han sido tantas veces,
tantos dolores, placeres,
tantos párpados de nieve,
tantos pensamientos
que se pierden.
Tantas noches. Tantas
que es de cobarde olvidarlas
y de valiente invocarlas.
Por quedar ciego en placeres
o, entre dolores, llorarlas.

Para amar hay que ser valiente.
Y más quedándonos tantas
noches, tanto placer, tanta nieve.
Tanta vida.
Tanta gama de color
en esas flores de alma.
Tanta...

Tantos besos que esconderte
bajo tu lengua, enterrada
ahora en mis miedos horribles
bajo nieve blanca.

Tanta gama de color. Tanta
que sería desperdicio y
declaración de ignorancia
no tener a quién prestarla.
Demasiada sensatez insensata
de un corazón que ama.

Es que han sido tantas…
que no puedo evitar ilusionarme
de pensar en otras tantas
que aún nos quedaran.
Tanto color, placer,
nieve y lágrimas.
Tantas noches.
Tantas...

Comentarios

Publicar un comentario

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo