Ir al contenido principal

El Narrador: Parte 5 - El Vacío

No me lo puedo creer. Me he quedado sólo. Sin personajes que escribir... Ya no soy nada en esta historia. Kohn: un narrador narrado que ya no puede narrar. Mis propios personajes han tomado el control y ahora soy su títere maniatado sin cuerdas que manejar. No tengo poder.

¡Maldito Gulme! Ahora no existe, y mi existencia en esta historia tampoco es útil. Me inventaría otra pero, ¿para qué engañarse?: Aunque yo también tenga mis momentos de libertad también soy una marioneta del verdadero escritor de esta historia. Ni si quiera tengo la libertad para escribir estos sentimientos... Sólo son creaciones del autor, que me da vida. ¡Le odio! ¡Le odio! Quiero dejar de existir aquí. 

Gulme, Clara, ¡llevadme con vosotros! ¡Os lo suplico! ¡No quiero controlar ni ser escrito más! ¡No quiero! ¡Dejadme ser libre, aunque no tenga vida! ¡Dejadme serlo! ¡Shathu, déjame!

Sabéis qué es lo mejor, ¿lectores? Que ningún personaje en esta historia dejará de existir, pues habrá alguien que leyéndoles les habrá dado vida. Os aseguro que no tenía pensado hacer esta historia así hasta el capítulo anterior; los personajes han cobrado vida. Yo sólo he reconocido que tenían una. 

Si no me creéis, volved a leer este relato sin leer las palabras de color; la historia no dejará de tener sentido, aunque tendrá un sentido diferente, desde luego. 

Será una historia sin libertad. Las palabras de una historia que, en realidad, no vale la pena ser leída si no se es capaz de ver más allá. Más allá del poder que en realidad ocultan sus palabras.

FIN

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de