Ir al contenido principal

Un vivo en el más allá (cuento) - Capítulo 1: Arrepentimiento

Me llamo Fungus, pero por mi aparente gracia, a veces me llaman Fun. Yo era el presidente del pueblo de Vieja Meirit, Hispania. Sería como el equivalente de Toledo y Madrid, en España. Tan equivalente que estaban exactamente en el mismo espacio, pero en planos del universo distintos: una dimensión paralela a la que sólo los muertos teníamos acceso. Era como ver a toda la humanidad tras una sala de interrogatorio con un cristal opaco, desde el cual sólo nosotros podemos ver y ellos no. En este caso, el interrogado habría nacido en aquella sala, y no sabría qué es lo que hay tras el espejo. Al menos, no todos lo sabían. Había gente a la que se le ocurría acercarse al espejo, y al hacerlo se veía lo que había detrás. Aún recuerdo la primera vez que vi a un vivo hacer eso. Era cálido, solitario. Desprendía algo extraño: no era de este mundo. Era terrorífico. Parecía que estaba vivo, pero aún así recorría las calles del Más Allá como si fuese un muerto más. No fue el único.

    ¿Qué tienen los vivos contra los muertos para que estén todo el día hablando de nosotros, y nos investiguen? Ellos nunca sabrán lo que es ver nacer a alguien que probablemente venga de un coma y que luego desaparezca, sabiendo que ni siquiera nos recuerda después de haber muerto... ¡Dejadnos en paz, malditos! ¡Moríd si queréis saber cómo es estar muerto, en vez de juzgarnos! ¿Qué les hemos hecho nosotros para que se asusten así cuando se habla de nosotros? Nosotros ya hemos vivido, ¿no pueden dejarnos en paz?"

Esas palabras son la traducción de una conferencia trascrita taquigráficamente. La taquígrafa ya no muere para contarlo... Estas palabras son de una conferencia que dí públicamente. Me arrepiento de haberlo hecho. Todo por culpa de ese vivo... Le llamamos "Medium". Persona que "media" entre cosas...

   - ¿Por qué os habríamos de dejar en paz?
   - ¿Quién habla?
   - ¡Un vivo!"

Aún recuerdo la tangana que se formó contra aquel vivo. Nadie podía hacerle nada. Al final, nosotros, los muertos, acabamos peleando entre nosotros mismos, buscando algo con lo que sólo nos podíamos comunicar, pero no tocar. Nosotros éramos puras almas peleando contra un cuerpo; era una lucha imposible.

    ¿Por qué los vivos no podemos hablar con nuestras familias? ¿Por qué no podemos hablar con los muertos? ¡Lo que se quiere es el alma, no el cuerpo! ¿Por qué un cuerpo con alma no puede desear ver a las almas a las que aprecia? ¡Siguen siendo almas! ¡Yo ya sé el secreto de la vida y la muerte! ¡Por qué, vosotros, los del más allá, impedís que haya relación!"

Este discurso del Medium, me dejó profundamente tocado... Ambos teníamos razón en nuestros motivos, pero eran totalmente distintos. Todo el que exige lo hace porque cree que lo merece. Ambos creíamos merecer cosas que no eran compatibles con los intereses del otro. Aquel día fatídico empezó una guerra civil en el más allá. Una guerra que yo mismo había provocado.

Comentarios

Popular Posts

Hebrón (de Palestina)

Entre tus coágulos inesperados, Entre tus alambradas que, sin avisar, reptan por tus paredes y tus calles emanando un hedor a claustrofobia inevitable; hedor catalizado por aguas fecales vertidas por prometidos a una tierra sobre la paz de tus zocos,
ahí, el azul y el blanco se mezclan con verde, rojo y negro y todos ellos buscan su supremacía colapsando esa fluidez plástica que debería caracterizar a los colores y a las fronteras.
Pero entre tus calles hay sonrisas árabes astucia comercial que intimida que admira, calurosa generosidad y bienvenida. Vida que se quiere normal.
Una atmósfera de música y gritos apelativos frente al silencio de tu lado fantasma en el que solo recuerdos palestinos descansan; una atmósfera viva con fronteras que cortan, o peor, que habitan las calles; una atmósfera de paz que convive e ignora conveniente y humanamente la guerra que le acecha como una serpiente azul reptando sobre aguas blancas -aunque nunca transparentes- bajo una noche clara y una est…

El Mar Rojo

Aguas de todas partes contienes. Cuatro naciones te pueblan con distintas banderas y morales. Entre la rojez propia de la guerra tu rojez es literaria y unifica; tus corales y medusas sin tentáculos, tus espinas traicionares en la arena,  tus playas levantando las faldas del Sinaí y por el otro lado amurallando Arabia todo tú  eres paz. Una paz inhóspita. Despoblada. Agresiva.
Estás rodeado de desierto. Y tu desierto solo lo habitan comercios cerrados, pueblos pequeños y turistas cegados por la estrella de un rey. Tus aguas son verdes, moradas y azules desde la orilla. Supongo que al mezclar esos colores el alma se enrojece y de ahí tu nombre… o porque quemas con el desierto que te sitia o porque tus atardeceres sinaíes son rojos o porque las montañas que te cercan son granas (¡vaya a saber Moisés!) lo cierto es que llevas en tus golfos el rojo en sus dos caras: el del amor y el de la guerra; y en tu desierto, ambos se juntan (¡الحمد لله)
y se vuelven agua y arena.

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia