Poema dulgo

No estoy. No llamen
que estoy macerando mi amargura
y la tinta gris me clama.
Más aún cuando es oscura.

Cura busco a la amargura
en esta tinta amarga
y amargar lo amargo
lo hace doblemente

Pero como el dulce
con el tiempo
sabe más salado cuanto más dulce;
como el café que despierta
a mayor precio
cuanto más se consume,
la amargura despierta la amargura
y sabe dulce.

Como un bombón de zinc,
como un helado pétreo,
como un regaliz de óleo,
¡todos de color negro!
Pero igualmente delicioso…

¡Como el placer que sufre el que es violado!
¡Como la paz del que es muerto!
¡Como un castigo es la amargura!
¡Como yo reviento!

Pero su dulzura, aunque se muestra
siempre se queda dentro.
Dentro, dentro…

Macerándose...
Como yo escribiendo.

Imagen de deutchonline en Pixabay

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta