Sobre Mí

Mi nombre es Francisco José Hidalgo, nací un doce de diciembre en una casa humilde pero no pobre de Madrid, pero me identifico más con mi nombre artístico: Shathu, el trueno que corta la oscuridad. Soy actor, imitador, escritor, montador, a ratos compositor, a ratos programador y a inspiraciones, dibujante. Resumiendo: creador de emociones.

¿Tiene que ver? ¡Sí! ¿Pues qué tendrían todas esas cosas sin alma? Sólo colores, sonidos y letras vacíos y vacías. ¡Pura materia! Me considero más volador que andador en esta tierra hostil en la que vivimos llamada Tierra.

¡Me encanta el arte y el conocimiento en todos los sentidos! Siempre me ha gustado aprender de lo que estudio, hablo y debato, y divertirme y disfrutar con todo lo que hago y veo, aunque soy más de crear que de ver, todo sea dicho, así que probablemente tengáis frente a vuestra pantalla a la persona más inculta en lo que se refiere a modas y tendencias que os podáis topar. Ni si quiera veo la tele, señores.
¡Pero cuidado! Al igual que un ciego gana tacto, yo he ganado cultura en temas más diversos que los que mueven las modas, y algo de creatividad de paso. La gente me dice que soy raro, diferente, hasta me han llamado "bohemio intelectual" alguna vez...
Yo digo que puede que tengan razón, pero qué pena que la diferencia se base en querer y hacer de tu propia vida lo que quieres que sea. La polifacia es mi amiga desde que tengo uso de razón y creo que mi hambre de crear y el ímpetu por imaginar han hecho de mi lo que hoy soy: un artista. O más concretamente: yo mismo.
No soy más que un senderista perdido en la montaña por el placer de admirar la naturaleza, pero soy más que cualquiera que ser rinda al kilómetro y medio en una senda por tener una simple ampolla.

Mi mayor virtud es el esfuerzo. Mi mayor habilidad, mi curiosa creatividad. Mi mayor defecto, el pensar demasiado las cosas, sobretodo lo que me importa. Otra mala costrumbre que tengo es la solidaridad, pero qué le voy a hacer, no sé vivir solo: es triste hacerlo, amo demasiado a quien amo. Amo a todo el mundo, aunque no suela decirlo. Supongo que eso es consecuencia de no saber odiar.
En fin, no me quejo: sarna con gusto no pica, aunque mortifica, o eso dicen. Espero que no me mortifique pronto, que tengo muchas cosas que hacer y contaros antes de morir.
¡Y este soy yo! Un senderista lleno de callos. Un loco cuerdo por su locura. Un coleccionista de experiencias. Un baúl de secretos. Un fanático preso del amor libre. Un trueno que rompe nieblas. Un artista dispuesto a hacer de su vida un arte de magia.  

Os veo en el maravilloso mundo de las musas. En Entayla, la utopía que armoniza la vida; en Oniria, donde Morfeo reparte sueños; en Anima e Cordis, donde el alma y el corazón no hacen caso a la mente y se ponen a jugar con los sentimientos. Donde todo es lo que puede ser, y nada es lo que debería haber sido.

VERSIÓN EN VÍDEO:


¡Una luz para vuestras sombras! =)
Shathu.

Comentarios

  1. Hola, Sathu, te dejo la dirección de mi blog: angelaramosgonzalez.blogspot.com El último umbral.
    Por cierto, no encuentro ese monólogo tuyo tan bello de quinientos versos sobre el amor. ¿Cómo se titula?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el poema de quinientos versos no está publicado. Quiero registrarlo a parte primero antes. Se llama "Lo que siempre te digo que nunca te dije".

      Eliminar

Publicar un comentario

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Espejo vivo. Reflejo roto

Tanto y tan poco

¡Nauca! (Poema en lenguaje sensorial)